30/9/2008

MIGAS CASERAS

Cada vez que hago las migas, me acuerdo de mi abuelo materno, Juan Antonio. Natural de Jaén, que en tiempos de hambre fue buen cazador, y se pasaba muchas horas en el monte, recogiendo hierbas, frutos, etc.. 
Él las hacía muy bien, eran especiales, y especial era él también, que siempre, cantando decía aquello de: "las migas del gañán, a las dos vueltas ya están; las migas del pastor, cuanto más vueltas mejor". Un beso para él, porque dejó un recuerdo imborrable.


Ingredientes:
  • 2 barras de pan de dos días. Pan asentado.
  • Una cabeza de ajos, o un buen puñado.
  • Carne de cerdo, o torreznos (opcional). 
  • 100 gramos de panceta
  • sal
  • 1 tacita de aceite de oliva.
Para acompañar: Pimientos fritos, uvas, melón , naranja, tomate, granadas, rábanos, etc... (porque admite muchos ingredientes más), incluso están deliciosas con chocolate líquido.

Preparación:

  1. Desmenuza el pan a trocitos, o con un cuchillo, corta a cuadrados regulares; ponlo en un cuenco grande y lo mojas con un poco de agua. Tapa con un paño seco y déjalo 1/2 hora.
  2. Mientras, en una sartén honda, echa el aceite con los ajos sin pelar (le haces una rajita para que no salten) o le das con el extremo de la mano del mortero, machacándolo un poco, y los doras en el aceite, sin que se te quemen. En este punto puedes dejarlos, o sacar y reservar.
  3. Luego echa la carne, panceta, etc. y lo fríes un poco. Yo sólo le echo panceta o carne, y a veces, ni eso
  4. Echa el pan, con un poco de sal y remueve cortando y moviendo el pan con una rasera, para que las migas no se peguen, y queden sueltas. Ya puedes estar el tiempo que quieras, mientras se van tostando. Hay quien le gusta más tostaditas y más sueltas, y a otras personas, más esponjosas, menos hechas.
  5. El acompañamiento es, lo que tengas en la casa: unos pimientos fritos, unos tomates a rodajas con aceite y sal, unas uvas, melón, etc... etc...



TORTILLA DE AJO Y PEREJIL

El ajo y el perejil, condimentos imprescindibles en la cocina, nos pueden sacar más de una vez de un apuro.
¿no sabes qué hacer de cena?
Aquí tienes una receta fácil, barata, rica y nutritiva a la vez.



Ingredientes:
  • 2 huevos
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • 1 cucharada de perejil fresco
  • un trozo de miga de pan, o una rebanada de pan de molde
  • sal, aceite, y un poco de pimienta (opcional)
  • 2 cucharadas de leche
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
Preparación:
  1. En un plato hondo, bate los dos huevos
  2. Pica los ajos (quítales la semilla central) y el perejil
  3. En un vaso, echa la leche y la miga de pan. Desmenuza la miga en ella.
  4. Añade a los huevos batidos, junto con el picado del ajo y el perejil, un poco de sal y un poco de pimienta.
  5. Echa un chorreón de aceite en la sartén, y cuaja la tortilla.


Propiedades: ESTA COMBINACIÓN REPORTA BENEFICIOS EXTRAORDINARIOS PARA LA SALUD.
El ajo es antioxidante muy potente, depura el organismo, evita la formación de placas de colesterol, potente antibiótico, antiviral, protege contra los efectos del estrés, mejora la circulación, y un largo etcétera.
El perejil Evita el olor del ajo y tiene propiedades diuréticas, antioxidante, amplía el diámetro de los vasos sanguíneos y protege a los vasos capilares, ayuda a prevenir la osteoporosis, y un largo etcétera.

POTAJE DE HABICHUELAS

Otra receta propia de mi casa. No tiene chorizo, no tiene morcilla, ni grasa. Yo le pongo sólo las zanahorias, y así protestan menos.
A veces, le pongo un poco de acelgas, y si quedan caldosas, unos granos de arroz le vienen de maravilla.




Ingredientes:

  • ½ kilo de habichuelas[1] blancas
  • 2 pimientos, verdes
  • 1 tomate colorado
  • 1 cebolla pequeña
  • 6 ajos dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 3 zanahorias
  • 2 patatas medianas
  • condimento amarillo, sal y pimentón dulce
  • aceite de oliva

Preparación:

  1. Pon las habichuelas en remojo en agua la noche anterior.
  2. Frié en una sartén, los ajos, la cebolla, los pimientos y el tomate; cuando estén dorados, añade un poquito de pimentón, sin que se pase mucho, si no, amarga.
  3. Pon la olla exprés, con las habichuelas y agua para cubrirlas. Da un hervor y "asústalas" dos veces (no te asustes, eso significa que le eches agua fría , y cuando rompa a hervir de nuevo, le vuelves a echar agua fría.) Esto sirve para evitar en lo posible "los gases" que producen y que la piel no se despegue.
  4. Mientras, pasa por la batidora el sofrito con un poco de agua, hay a quien no le gusta encontrarse "tropezones" y agrégalo a la olla. Añade la hoja de laurel, las zanahorias a rodajas y las patatas a trocitos. Tapa y deja hervir unos 20 minutos.
  5. Abre la olla y comprueba que están tiernas, si no, deja cocer un poco más. Sala al gusto.
  6. Si no lo haces con la olla exprés, deja cocer, a fuego suave, una hora u hora y media. Comprueba.

[1] Legumbres: La fibra que contiene es fundamental en la prevención del estreñimiento y del cáncer de colon. Ricas en hierro y minerales. Excelente fuente de proteína vegetal, y por si fuera poco, su producción es un “buen negocio” para el planeta, ya que enriquecen en nitrógeno la tierra donde se cultivan.


Patatas más crujientes

Pela y corta las patatas como quieras (alargadas, a cuadraditos). Échalas en un cuenco, y cúbrelas con un vaso de cerveza o dos (según la cantidad de patatas). Déjalas un rato. Escúrrelas muy bien, échales la sal y fríelas en abundante aceite muy caliente, en la sartén o en la freidora.
Les da un sabor muy especial. Y para hacerlas más crujientes, las fríes. Las escurres, y cuando pase un ratito, las vuelves a poner en la freidora o en la sartén, sin haber bajado la temperatura y las terminas de hacer,
Verás el resultado. Te soprenderá.

TORTILLA DE PATATAS A MI ESTILO

Ingredientes:

  • 4 patatas[1]
  • ½ cebolla
  • 4 huevos
  • aceite de oliva
  • sal
  • un poco de leche (dos cucharadas de leche)
  • ½ cucharadita de levadura royal
  • ½ calabacín
Preparación:

  1. Pela y corta las patatas en trocitos cuadrados, más o menos regulares y no muy gruesos.

  2. En una sartén que no sea muy grande, echa aceite de oliva, como dos vasos. Sala las patatas, y cuando el aceite esté caliente, no muy fuerte, écha las las patatas junto con la cebolla y deja que se frían; cuando estén doradas y tiernas, le puedes echar el calabacín pelado y a trocitos finitos (esto es opcional. Puedes no echárselo, sólo las patatas y la cebolla. El calabacín hace que la tortilla esté más suave). Incluso, para aquellas personas que no les gusta la cebolla, puedes echar el calabacín, y también sale más suave.

  3. Cuando esté todo frito, las sacas, y las escurres en un colador, o en un plato con papel absorbente.

  4. Bate los huevos con un poco de sal. En un vaso, disuelve la levadura en un poco de leche, lo mezclas bien y se lo echas a las patatas con los huevos. Mezcla todo. La levadura hace que la tortilla quede más esponjosa.

  5. Quita parte del aceite, deja sólo un fondo para cuajar la tortilla. Cuando el aceite esté caliente, echa la masa, mueve un poco para que se cuaje y no salga cruda, pero con cuidado para que no se pegue. La dejas que se haga a fuego suave, le das la vuelta con un plato o con una tapadera, varias veces, hasta que esté a tu gusto.

  6. La verdura, como el calabacín, no es muy popular entre la gente menuda, con lo cual, al añadírselo a la tortilla, conseguimos, si nos apetece, poner verdura en la alimentación diaria sin que se note mucho.
[1] La patata es un alimento rico en hidratos de carbono complejos (almidón) y otras sustancias nutritivas, de gran importancia en nuestra alimentación cotidiana. Los expertos en Nutrición recomiendan su consumo a diario; junto con verduras, ensaladas, legumbres, purés... como primer plato, o bien, como guarnición de los segundos, eso sí, no siempre fritas sino también al vapor, al horno o papillote, en forma de puré... menos grasas, calóricas y de mejor digestión.

MACARRONES CON CARNE

Es una receta básica de macarrones con carne en salsa de tomate, pero es la que más gusta en mi casa. ¡se pueden hacer de tantas formas!


Ingredientes:
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cebolla mediana o una pequeña
  • 250 g. de carne picada (cerdo y ternera)
  • 1/2 kilo de tomate natural triturado
  • 1/2 vaso pequeño de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de orégano o albahaca.
  • sal.
Preparación:
  1. En una sartén honda o cacerola bajita, pon el aceite de oliva.
  2. Echa la cebolla picada y después los ajos, también picados
  3. Dora, a fuego suave, hasta que la cebolla esté transparente
  4. Añade la carne picada, y remueve durante 10 ó 15 minutos, o hasta que la carne haya cambiado de color. En este momento, echa el vino, y deja evaporar.
  5. Por último, echa el tomate triturado, y deja otros 15 minutos, a fuego medio, hasta que el tomate esté frito. Termina poniendo un poquito de sal, y un poco de orégano, o albahaca, al gusto.
  6. Lo ideal sería hacerlo con tomates naturales, pero ahora es difícil encontrar tomates con bastante sabor. Si fuera así, debes de añadir un poquito de azúcar.
  7. Puedes poner un poco de queso rallado por encima.
Nota: Los platos de pasta son saludables, energéticos y muy disgestivos (si no se abusa de las salsas). Italia es el reino de las pastas, aunque toda la cultura mediterránea las ha asumido en su recetario popular

¿Cómo saber si los huevos son frescos sin cascarlos?

Basta con sumergirlos en un recipiente con agua fría; si se mantienen tumbados en el fondo, son muy frescos; si se quedan en el fondo, pero de pie, son comestibles sólo durante diez días, y si flotan, hay que desecharlos por viejos.

Sobre las patatas

Las patatas, sea cual sea su especie, no deben tener ninguna zona de color verduzco, porque esto indica la presencia de una sustancia tóxica, la solamina. Rechaza totalmente aquellas patatas que estén enteras de color verde, porque tienen más solamina.

29/9/2008

SETAS A LA PLANCHA


Ingredientes:
  • 1/2 kilo de setas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramas de perejil
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • un poco de sal y unas gotas de vino blanco
Preparación:
  1. Pon en una sartén antiadherente, el aceite de oliva.
  2. Pon las setas bien lavadas y secas
  3. Pica los ajos y el perejil, y añade.
  4. Hazlo a fuego no muy fuerte, por ambos lados.
  5. Sala un poco y añade unas gotas de vino blanco.
  6. Como verás, muy fácil y rápido de hacer, y para un aperitivo o cena ligera, está estupendo.

GALLETAS DE MANDARINA


Ingredientes:
  • 2 mandarinas
  • 160 gr. de almendras peladas
  • 100 gr. de azúcar
  • 70 gr. de harina
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de mantequilla
Preparación:
  1. Ralla las cáscaras de mandarina(1) y pica las almendras. ( si tienes un robot, puedes hacerlo con eso). Si no, ralla las cáscaras con un rallador, la parte más gruesa, y las almendras las machacas en un mortero.
  2. Une con el azúcar, un huevo entero y la yema del otro.
  3. Añade la harina y haz una masa.
  4. Monta la clara a punto de nieve y mezcla.
  5. Unta una bandeja de horno con mantequilla, y forma montoncitos.
  6. Mete en el horno, precalentado a 170 º, durante 20 minutos (comprueba cómo salen, deja más minutos o menos, depende del horno)

(1) La cáscara de la mandarina de por sí tiene unas cuantas utilidades en el área de las medicinas alternativas, pero hasta ahora no se sabía que tiene la capacidad de prevenir el cáncer.
El Salvestrol Q40 es el compuesto de la cáscara de mandarina que ha logrado destruir algunas células cancerosas de algunos seres humanos. Los cánceres contra los que actúa la cáscara de mandarina son el cáncer de pulmón, el cáncer de pecho, el de próstata y el de ovarios.
El problema radica en que la mayoría de las personas han dejado de consumir la cáscara de las frutas al no ser en jugos, por lo cual, si las conclusiones del estudio fueran completamente verificadas (el estudio se encuentra en proceso, y faltan entre cinco y siete años para que se llegue a las conclusiones definitivas), muchas personas se estarían privando de un potencial agente reductor del cáncer.
Pero los investigadores implicados en el estudio están convencidos de que la cáscara de mandarina es un potencial y eficaz reductor del cáncer, y han formado una compañía privada, Nature’s Defense Investments para promover estudios que apunten a conocer las propiedades de las alternativas naturales contra el cáncer.

CAZUELA DE FIDEOS




Cazuela, como me enseñó mi madre, pero añadiéndole toques de la cocina malagueña, como es la hierbabuena.



Ingredientes:

  • Dos calamares pequeños
  • ¼ de almejas
  • ¼ de gambas
  • ½ cebolla, 1 pimiento verde, 1 tomate colorado, 2 dientes de ajos, dos puñados de fideos gordos (nº 4 si es de la marca gallo) por persona
  • 1 patata pequeña
  • sal, condimento amarillo, una ramita de hierbabuena (opcional).
Preparación:


  1. Limpia los calamares y córtalos en rodajitas. Reserva.
  2. Echa las almejas en un cacharro grande con bastante agua y un puñado de sal. Deja así unas dos o tres horas; esto es para que suelten la arena.
  3. Pela las gambas. Las cáscaras y las pones en un cazo con agua y las hierves. Cuela y reserva. Deja las gambas peladas para más tarde.
  4. Pela los ajos y corta a trocitos, corta la cebolla también a trocitos pequeños, el pimiento y el tomate. Reserva.
  5. En una olla mediana, echa dos cucharadas de aceite de oliva, los ajos, luego la cebolla, después el pimiento y al final el tomate. Dora un poco. Después echa los calamares en rodajas, dale unas vueltas, y luego las almejas, hasta que se abran.
  6. Cuando ya tengas el sofrito hecho, añade el agua de haber cocido las gambas, (1 vaso grande por persona), colada; deja cocer 5 minutos.
  7. Una vez hecho esto, puedes probar de sal, añadirle ½ patata a trocitos pequeños. Deja cocer 3 minutos, y luego, 4 puñados de fideos gordos. Puñados que no sean muy grandes, si no, te salen sin caldo. Añade el condimento amarillo para darle color. Deja cocer 8 ó 10 minutos. Echa las gambas peladas, y la hierbabuena, y deja cocer 2 minutos más. Aparta y sirve calentito.

Esta comida es típica malagueña, por la hierbabuena. Tiene todos los ingredientes de una alimentación mediterránea, pescado, verdura, etc... La forma que yo tengo de hacerla es una mezcla entre Málaga y Jaén. He cogido de ambas partes. Tendrás que hacerla varias veces, hasta cogerle el puntito, pero sale exquisita, y es un primer plato en invierno que viene muy bien.

Para cocer la pasta al "dente"

Para cocer la pasta, utiliza un recipiente alto. Calcula 1/2 litro de agua por cada 50 g. de pasta, y 5 g. de sal. Pon en la olla abundante agua. Cuando esté hirviendo, echa una cucharada de aceite de oliva, añade la sal y luego la pasta y remueve con tenedor largo de madera, o con estos utensilios que venden especialmente para la pasta. Para saber si está en su punto (al dente), comprueba que por fuera esté blanda, pero al morderla, el interior esté un poco duro. Pasa por agua fría, y pásale una cucharada de mantequilla. Quedará más suelta.

Para que los ajos no se repitan

Para mejorar la digestión de los ajos y que no se repitan, retira la semilla central. Córtalo por la mitad, y será más fácil de quitarla.
También puedes echarlos, una vez pelados, en un poco de agua caliente, y dejarlos unos dos minutos. Así se vuelven más suaves.

Pechugas de pollo más tiernas

Para que las pechugas de pollo queden más tiernas, remójalas en leche durante 2 horas. Si a la leche le pones un majado de ajo y perejil, después, a la hora de rebozarlas, estarán exquisitas.

Para que no se endurezca el queso

Para evitar que el queso se endurezca, unta con mantequilla el lado cortado. Envuélvelo en papel de aluminio para que no se reseque.

LASAÑA A LA BOLOÑESA

Por fin algo de pasta. Dedicada a mi "chef especialista", que soy un poco torpe para estas cosas, pero el círculo se va cerrando, y aquí, muy cerca de mí, no está. ¿más cerca de alguien a quien quiero mucho? Va por tí.

Ingredientes:


  • 18 placas de lasaña[1]
  • 120 g. de queso para gratinar
  • ½ kg. de carne picada (cerdo y ternera)
  • 5 cdas. aceite de oliva (50 g)
  • 100 g. de cebolla y 1 trozo de apio
  • 120 g. de champiñones
  • 1 vaso de vino blanco 1 diente de ajo, 1 cucharada de mantequilla
  • 1 bote de ½ kg. de tomate triturado, sal, pimienta y orégano
  • ¾ de litro de bechamel.
Preparación:
  1. Pela y corta en trozos pequeñitos la cebolla, los champiñones (blanqueados con y el apio.
  2. Calienta el aceite en una sartén y rehoga las verduras, hasta que la cebolla esté transparente.
  3. Incorpora la carne y fríela removiendo con una cuchara de madera a fuego medio, hasta que la carne cambie de color y esté suelta.
  4. Añade en este punto el vino blanco y deja reducir unos 10 minutos.
  5. Vierte el tomate y deja hacer, a fuego lento, otros 15 minutos.
  6. Échale un poquito de orégano o finas hierbas.
  7. Para hacer la bechamel: Funde la mantequilla en la cacerola. Une la harina, echa la leche mezclando para evitar que se formen grumos (importante esto). Añade un poquito de sal y una pizca de nuez moscada. Tenlo en el fuego hasta que llegue a ebullición y déjalo durante un par de minutos más. Si ves que sale con grumos, pásala por la batidora.
  8. Engrasa con mantequilla una fuente refractaria, y ve colocando por este orden, la pasta, salsa boloñesa, pasta, hasta terminar con la pasta. Las hojas de lasañas ponlas unas contiguas a otras, no importa que se monten un poco las unas sobre las otras, luego en el horno la pasta se fundirá. En la última capa echa la bechamel.
  9. Finalmente espolvorea con queso rallado. Mete en el horno precalentado a 180º. Deja hacer unos 15 minutos y 5 más en el grill.
[1] Lasaña: el plato favorito del gato Garfield. Pilar básico de la dieta mediterránea, la pasta es un alimento indispensable en cualquier despensa. Nos aporta magnesio e hidratos de carbono y vitamina B3, vitaminas que contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso. Además, como gusta mucho a los más peques de la casa, podemos aprovechar para acompañar los platos de pasta con carne, o con verduras y hortalizas, tan beneficiosas para la salud.

28/9/2008

MUSLITOS DE POLLO AL HORNO

Ingredientes:

  • 8 muslos de pollo[1],
  • 2 manzanas golden medianas
  • 2 limones, sal, pimienta, finas hierbas
  • ½ vaso de agua,
  • ½ vaso de vino blanco (vermout, jerez, coñac)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva. Unos champiñones salteados para acompañar.

Preparación:

  1. En una bandeja de horno, pon los muslos de pollo, sala y pon finas hierbas por encima.
  2. Corta un limón en trozos, y coloca en cada esquina, uno de los trozos del limón.
  3. Entre el pollo, dispón la manzana pelada y cortada a trozos. Se rocía con el aceite, el ½ vaso de agua y de vino, y un poquito de zumo de limón.
  4. Pon el horno a precalentar, a 180º durante diez minutos.
  5. Luego, introduce la bandeja con la carne, y deja hacer unos 30 minutos. Comprueba que está hecho.
  6. Se puede acompañar con unos champiñones salteados con ajo y perejil, y un poquito de vino blanco. No olvides blanquear los champiñones con zumo de limón (se echan en agua con el zumo de un limón ya cortados y lavados para que no se pongan negros). También puedes hacerlo con un poquito de arroz cocido o patatas al vapor.

(1). Pollo: la carne de pollo es rica en proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales, y su consumo aporta poca carga calórica y colesterol, por lo que su ingesta se recomienda a diversos grupos de población y en diferentes dietas terapéuticas. Según especialistas reunidos en Madrid, durante la presentación de la Guía “La Carne de pollo en la alimentación saludable”, el consumo de carne de pollo contribuye a mantener una correcta alimentación y a prevenir diversas enfermedades. En concreto, durante la presentación del manual, sus autores explicaron que la ingesta de carne de pollo, es rica en proteínas, al contener “aminoácidos esenciales que nuestro organismo es capaz de sintetizar con facilidad”, además de contener “grasas buenas” compuestas por ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, relacionados con un papel cardioprotector en nuestra salud

ALCACHOFAS EN SALSA

Ingredientes:
  • 4 alcachofas[1]
  • 1 cebolla
  • 50 g. de panceta, o bacón
  • 1 cucharada de tomate triturado
  • ½ vaso de vino blanco,
  • ½ limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva, agua y sal y un poquito de azúcar.
Preparación:
  1. Retira el tronco de las alcachofas. Córtalas por la mitad a lo largo y colócalas en un recipiente con agua fría y zumo de limón. Mientras, pela y trocea la cebolla y pica la panceta. Dora en una cazuela con el aceite a fuego suave. Agrega el tomate, deja reducir un par de minutos y añade el vino.
  2. Cuece durante diez minutos a fuego suave. Añade un vaso de agua y las alcachofas.
  3. Condimenta con sal y una pizca de azúcar.
  4. Tapa la cazuela y deja cocer las alcachofas a fuego lento, unos 30 minutos, hasta que estén bien tiernas. remueve de vez en cuando y sirve.
  5. Quizá, durante la cocción, veas que se quedan sin caldo, se puede añadir un poquito más de agua.

[1] Las alcachofas son diuréticas, antirreumáticas y depurativas. Hacen un lavado interno del organismo que ayuda al hígado a depurar los tóxicos del cuerpo, y además, no engordan y están exquisitas. La cualidad más importante de las alcachofas es la gran cantidad de beneficios que para la salud reporta su consumo. Además de ser digestivas, son altamente diuréticas, antirreumáticas y depurativas. Hacen un lavado interno del organismo que ayuda al hígado a depurar los tóxicos del cuerpo. Muy ricas en minerales, vitaminas y fibra. Tratar la anemia, la diabetes, el estreñimiento, cálculos de la vesícula biliar, la gota o el reuma a base de alcachofas (o del jugo de la cocción de sus hojas) es algo habitual en la medicina natural. Recomendada para cualquier persona de cualquier edad. Bajo contenido en calorías.

JIBIA A LA MARINERA

Esta comida la aprendí aquí en Málaga, de mi suegra. Otra gran cocinera, y como ya dije, voy cogiendo recetas de aquí y de allí.
Va dedicada a ella, una gran mujer, que ha sabido quererme como a una hija.


Ingredientes:
  • ½ kg. de jibia[1] (ya limpia)
  • ¼ de cabeza de ajos
  • ½ cebolla y ½ tomate colorado
  • ¼ de pimiento rojo
  • 6 almendras
  • 1 trozo de pan de dos días
  • ½ vaso de vino blanco, un poco de pimienta, azafrán, guisantes, sal y agua
  • aceite para freír
Preparación:
  1. Corta la jibia a cuadraditos. Fríela un poco en una cacerola. Aparte fríe las almendras y el pan.
  2. En una sartén haz el sofrito con los ajos, el pimiento, la cebolla y el tomate, todo en ese orden, y a trozos.
  3. Una vez listo, pasa por la batidora con un poco de agua, junto con las almendras y el pan fritos.
  4. Pon en la cacerola la jibia, con el vino blanco, y lo que has pasado por la batidora, hasta cubrir la jibia.
  5. Deja cocer hasta que la salsa espese y la jibia esté tierna. Si hace falta, le añades más agua, y un poco de sal, con cuidado, porque la jibia ya está salada.
  6. Por último, añade los guisantes, y deja cocer unos minutos más. (Para los alérgicos a las legumbres -que ya sabemos quién es- obviamos añadir los guisantes).
[1] Se desconocen las propiedades alimenticias de este calamar. Nunca se ha fomentado su consumo masivo y, en buena parte, se ignora lo sabrosa que puede resultar cuando está bien preparada. En la caleta de San Antonio se han realizado degustaciones de la jibia cocinada de mil formas y con mucho éxito: pasteles, longanizas, salchichones, croquetas, hamburguesas, pastas, pizzas, incluso un brazo de reina preparado a base de jibia. Sin duda, si se lograran difundir estas recetas, aumentaría la demanda de jibia en la población, ya que su valor nutricional es alto en proteínas y bajo en grasas y sales.

CREMA DE CALABACÍN CON GAMBAS (Cena de Nochebuena) Platos de Navidad

Ingredientes:
  • ½ kg. de calabacines[1],
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 puerros (la parte blanca) o una cebolla
  • 300 g. de leche o agua
  • ¼ de gambas pequeñas
  • 3 quesitos en porciones, un poco de sal.
Preparación:
  1. En una cacerola pon la mantequilla y el aceite, los puerros cortados a láminas o la cebolla.
  2. Dóralo durante 2 minutos mientras vas cortando los calabacines a cuadraditos.
  3. Echa los calabacines y deja durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando.
  4. Añade el líquido, leche o agua, o la mitad de cada uno de ellos, y deja cocer durante 20 minutos.
  5. Al final, añade los quesitos, la sal (o ½ pastilla de avecrem) y pimienta. Bate muy bien con la batidora.
  6. Si deseas enriquecer la crema, le puedes añadir 100 g. de nata líquida al final.
  7. Al final de todo, le pones las gambas peladas y cocidas. El caldo de haber cocido las gambas se lo puedes poner a la crema, sustituyéndola por el agua y la leche. Adorna con perejil picado.
[1] Calabacín: Es una de las verduras con más virtudes nutritivas. Recomendado para el sistema inmunológico, por el colágeno, que viene bien para la formación de los dientes, folato, para la formación de los glóbulos rojos y blancos., para los huesos. Para músculos y sistema nervioso, por su aporte en potasio, que también sirve como ligero laxante. Tiene vitamina C (posee acción antioxidante). Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

ALMEJAS A LA MARINERA

Ingredientes:
  • ½ kg. de almejas[1],
  • 4 dientes de ajo,
  • 1 puñado de perejil picado
  • ½ vaso de vino blanco
  • ½ vaso de agua
  • 1 cucharada rasa de harina
  • sal y dos cucharadas de aceite de oliva.
Preparación:
  1. Deja las almejas dos horas como mínimo en abundante agua con sal, para que suelten la arena.
  2. En una sartén, echa el aceite, los ajos pelados y picados, deja hacer 1 minuto, sin que los ajos se pongan marrones. Añade las almejas, lavadas. Y el perejil picado.
  3. Mueve con una cuchara de madera, añade la cuchara de harina y el vino blanco. Remueve hasta que se vayan abriendo, y por último échale el agua.
  4. Deja cocer hasta que se abran todas.
[1] La almeja tiene propiedades antioxidantes para nuestro organismo. Es rica en vitamina B12 –cobalamina–. Esta vitamina hidrosoluble resulta esencial para un adecuado funcionamiento celular, la formación de glóbulos rojos y la regeneración de los tejidos.

TARTA CASERA DE GALLETAS Y CHOCOLATE

Esta tarta se puede hacer redonda, cuadrada, o como quieras, y adornarla de mil maneras. Con fideos de colorines, con guindas, con lacasitos, con merengue, etc... etc... Ésta fue con lo que tenía en la casa.


Ingredientes:
  • Por cada 100 g. de mantequilla Arias u otra similar, 1 huevo (para una tarta yo le pongo 3)
  • 3 cucharadas grandes de azúcar
  • una tableta de chocolate Nestlé extrafino
  • 1 tableta de chocolate fondant (para la cobertura)
  • 1/2 l. de leche, un chorreoncito de anís
  • un paquete de galletas hojaldrada
  • adornos para decorar.

Preparación:
  1. Bate la mantequilla a temperatura ambiente, con el azúcar y la yema de los huevos.
  2. Ralla el chocolate nestlé, y échaselo a esta crema. Puedes echarle la tableta entera, o un poquito menos.
  3. Monta las claras a punto de nieve, e incorpóralo también.
  4. Prepara un bol o fuente con leche tibia, y un chorreoncito de anís, o brandy; aquí también le puedes echar una cucharadita de colacao. Ve mojando las galletas en este preparado, sin que se deshagan. (Yo las voy colocando en una bandeja -unas pocas-, para luego ir colocando y que no goteen mucho).
  5. Busca un molde al gusto, y ve colocando las galletas, tapando bien el fondo. Unta la crema por encima de las galletas (para que quede mejor, ayúdate de una espátula plana). Vuelve a poner otra capa de galletas, otra capa de crema, así, hasta terminar las galletas.
  6. Deja un tiempo en el frigorífico a que se enfríe y se endurezca.
  7. Desmolda si has utilizado un molde, y cubre con la crema o derrite chocolate con un poco de aceite de soja (200 g. de chocolate para cobertura y 50 g. de aceite –derrite al baño maría-, y cubre la tarta. Adorna al gusto .
Nota: Está demostrado que el cacao induce a la producción de endorfinas, las cuales producen bienestar y felicidad. Rico en oligoelementos, como el calcio y potasio, convirtiéndolo en un excelente antioxidante. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. No en vano los mayas lo denominaban “alimento de los dioses”, por sus grandes dosis de energía nutritiva.


TRUFAS NAVIDEÑAS

DISFRUTA MEJOR DE LAS TRUFAS. PINCHA EN LA FOTO
Esta receta hace años que la aprendí, y cada año la hago por Navidad. Sigue gustando como el primer día, y la he utilizado como regalo en muchas ocasiones. Mucha gente ya la tiene, porque gusta tanto, y es fácil de hacer.


De chocolate: Ingredientes:

  • 5 cucharadas colmadas de leche condensada La Lechera
  • 100 gr. de chocolate extrafino Nestlé
  • 10 bizcochos de soletilla o bizcotelas La Bella Easo (a ser posible)
  • 1 cucharadita de Nescafé,
  • 1 cucharadita de ron
  • fideos de chocolate.
Preparación:
  1. Ralla el chocolate y mézclalo con los bizcochos también triturados
  2. Añade la leche condensada, el nescafé y el ron.
  3. Trabájalo hasta obtener una pasta homogénea y déjala en el frigorífico hasta que se endurezca (unos 15 minutos, aproximadamente).
  4. Forma las trufas rebozándolas con los fideos de chocolate o con chocolate rallado y colócalas en cestitos de papel rizado. Déjalas en el refrigerador hasta el momento de servirlas.
Un truquillo: Para que al rebozarlas, se adhiera mejor los fideos, cuando se haga la bolita, unta un poquito de leche condensada en la palma de la mano, y rueda la bolita, así quedará más “peguntosa" y los fideos se pegarán mejor.

De colorines: (Esta variedad fue una invención, especialmente pensada para los niños y niñas) Ingredientes:
  • 5 cucharadas colmadas de leche condensada La Lechera
  • 100 gr. de chocolate blanco
  • 10 bizcochos de soletilla o bizcotelas La Bella Easo (a ser posible)
  • 1 cucharadita de azúcar avainillada
  • fideos de colorines.

    La preparación, igual que la anterior..
Coquitos: Ingredientes:
  • 3 cucharadas colmadas de leche condensada
  • 125 gramos de coco rallado
  • unas gotitas de licor de piña, u otro licor que os guste y le pueda ir bien al coco.
Preparación:
  1. Mezcla la leche condensada con 100 gramos de coco rallado, añade el licor (si lo hubiera) y forma las bolitas.
  2. Aquí no escatimes en leche condensada, para que no queden muy secos.
  3. Pasa por coco rallado.

TORTILLA DE COLIFLOR

Ésta es una receta heredada de la cocina de mi madre. En mi casa sólo nos gusta a Manolo y a mí, por eso, en esta ocasión, la hice más pequeña. Pero os mando la receta para cuatro personas. Que la disfrutéis. No os perdáis las propiedades que tiene.


Ingredientes:

  • 4 huevos

  • 1/ coliflor

  • zumo de limón

  • 2 dientes de ajo

  • sal, un puñado de perejil picado

  • dos cucharadas de aceite

  • agua para cocer

  • salsa de tomate para acompañar a la tortilla
Preparación:

  1. En una cazuela con agua, cuece la coliflor partida en ramilletes, que previamente habrás remojado durante 1/2 hora con zumo de limón. En el agua de cocción, añade un trozo de patata para que el olor al cocerla, que suele ser desagradable para algunas personas, no sea tan fuerte.

  2. En una sartén, sofríe los ajos y dora ligeramente la coliflor, bien escurrida.

  3. Bate los huevos con sal y el perejil picado, añade la coliflor y vierte en la sartén, con unas gotas de aceite.

  4. Cuaja la tortilla por los dos lados y sírvela acompañada de la salsa de tomate (a quien le guste, a mí me gusta sóla).

coliflor: Contiene pocas calorías y grasas; es diurética, recomendable para dietas de adelgazamiento. Aporta fibras (preventiva para cáncer de colon). Posee vitamina C, vitamina B y alto contenido en hierro, muy bueno para evitar la anemia. Buena fuente de sodio y potasio. IMPORTANTE: Un estudio británico, revela que hay una molécula conocida como resveratrol, que destruye las células cancerígenas, y se encuentra en los vegetales de la familia de las crucíferas, cuyo principal representante es la coliflor. Un alimento sano, al que cada vez más se le reconocen propiedades anticancerígenas.

26/9/2008

FRICASSÉ DE POLLO

Ingredientes:
  • 1 pollo troceado
  • 1 bote de nata para cocinar pequeñito
  • 200 gr. de champiñones
  • 2 zanahorias
  • 60 gr. de mantequilla
  • dos yemas de huevo
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de harina, 1 limón, tomillo, laurel, sal y pimienta.

Preparación:

  1. Rehoga el pollo en la mitad de la mantequilla (también lo puedes hacer con aceite de oliva) con la cebolla picada y las zanahorias en rodajas. Cuando esté dorado, cúbrelo con agua, una ramita de tomillo y una hoja de laurel y sazónalo con sal y pimienta. Cuece a fuego suave 35 minutos. Cuela el caldo y reserva.
  2. Rehoga en el resto de la mantequilla los champiñones troceados y rocíalos con zumo de limón, añade la harina y, antes de que tome color, vierte el caldo de cocer el pollo. Déjalo cocer unos minutos removiendo. Añade el zumo del limón, y fuera del fuego, termina con las yemas mezcladas con la nata.
  3. Pon el pollo con las verduras en una fuente y cúbrela con la salsa calentita. Adorna con perejil. Está buenísimo. El fuertecillo del limón ya va a vuestro gusto. Le puedes echar menos o más, depende cómo os guste.

25/9/2008

DORADA A LA SAL


Ingredientes:
  • Dos doradas[1] de 1 kg. aproximadamente.
  • sal gorda, el doble de lo que pesen las doradas.

Preparación:

  1. Limpia las doradas, vacíalas y salpiméntalas.
  2. Cubre el fondo de una fuente de hornear con sal gruesa.
  3. Coloca las doradas encima de la fuente y cubre con el resto de la sal, hasta que queden totalmente cubiertas. Añade unas gotas de agua, pero muy poco. Esto es para que la sal quede más compacta. Ayúdate con las manos para pegarlo todo bien.
  4. Introduce en el horno, precalentado a 200ºC unos 30 minutos, hasta que la sal se rompa un poco. Si no, deja unos 10 minutos más.
  5. Retira el caparazón de sal y sirve acompañada de salsa alioli.


[1] La dorada es un pescado muy estimado por la calidad de su carne, que es una gran fuente de minerales. Semigraso y de gran digestibilidad. Aporta una elevada cantidad de proteínas de alto valor biológico.



24/9/2008

FLAN DE HUEVO CASERO Y MUY FÁCIL



Ingredientes:
  • unas gotas de zumo de limón.
  • 4 huevos
  • 200 gr. de azúcar
  • ½ litro de leche,
  • una vaina de vainilla o una corteza de limón
Preparación:

  1. Hierve leche con la vainilla o con la corteza de limón. Reserva.
  2. Bate los huevos con 150 gr. de azúcar.
  3. En el molde, pon los 50 gr. de azúcar restantes, con unas gotas de limón. Ponlo al fuego y haz un caramelo.
  4. Une la leche con los huevos batidos y echa en la flanera.
  5. Si se pone en la olla exprés, tápalo, con 3 dedos de agua, deja hervir unos 20 minutos. Retira y deja enfriar antes de desmoldar.
  6. Si se pone en el horno al baño María, unos 30 minutos a 180º.

CROQUETAS CASERAS


Ingredientes:
  • ¼ kg. de carne de pollo ya cocida (puede ser de la sobra de un cocido o del pollo asado)
  • ½ cebolla pequeña
  • 2 vasos de leche
  • 4 cucharadas colmadas de harina
  • 1 loncha de jamón serrano picado
  • 1 huevo cocido
  • un poco de nuez moscada (importante, porque le da un sabor muy rico) 1 poquito de sal, 2 hojas de hierbabuena (opcional)
  • 2 huevos batidos, harina y pan rallado para enrollar
  • Aceite abundante para freír.
Preparación:


  1. Pon al fuego la sartén con el aceite, la ½ cebolla picada. Lo doras un poco.
  2. Pica el jamón serrano y la carne y lo añades a la sartén. En un cacharro hondo diluye la harina en la leche, añade un poquito de sal y bate con las dos hojas de hierbabuena (opcional), hasta que no se vea. Vuelca en la sartén. Ralla un poquito de nuez moscada sobre la masa y remueve.
  3. Ve moviendo con una paleta de madera, hasta que la masa se despegue de la sartén, y deja que se enfríe un poco. En este momento puedes añadir el huevo duro picadito y mezcla.
  4. Cuando la masa esté hecha, se extiende muy bien en una bandeja grande y se deja enfriar. Aroximadamente 1 hora en la nevera y 2 horas fuera.
  5. Una vez fría, baten los dos huevos, y en un plato grande pones el pan rallado. Cuando tengas la forma hecha, pasa por huevo batido y finalmente por pan rallado.
  6. Fríe en una sartén honda con bastante aceite caliente, o en una freidora hasta que estén doradas, y listas para comer. No frías muchas croquetas a la vez, porque si no se cuecen y se deshacen. El aceite tiene que estar bastante caliente.
  7. Las puedes congelar y sacarlas justo antes de freírlas.

23/9/2008

CHINOS CON BUFANDA

Esta receta no es original, la encontraréis en cualquier recetario, en páginas de internet, pero la pongo porque mi madre nos la hacía cuando éramos pequeñas. Una simpática forma de comer huevos. Por supuesto, el pimiento y las aceitunas nos sobraban, pero nos divertíamos mientras lo ponía en la mesa, incluso ayudábamos a colocar las bufandas.
Ingredientes:
  • 6 huevos
  • 1 latita pimientos morrones
  • 1 bolsa de aceitunas
  • mahonesa líquida o tomate frito
  • Unos palillos de dientes.
Preparación:
  1. Cuece los huevos con agua y sal unos 10 minutos
  2. Pasa por el agua fría para que se pelen bien
  3. Córtarles la punta más fina y reserva
  4. En un plato coloca una base de tomate frito o mahonesa, y encima coloca los huevos
  5. Con un palillo pon una aceituna y el trozo de huevo encima. Alrededor del palillo, a modo de bufanda, coloca una tira de pimiento morrón.

Nota: El huevo es un alimento calificado de excelente, con proteínas de alto valor biológico, contenido graso saludable, fuente de vitaminas y minerales, rico en antioxidantes, y mucho más.

22/9/2008

ARROZ TRES DELICIAS



Ingredientes:

  • 1 taza de arroz[1] (de grano largo) por persona
  • ¼ de cebolla
  • 2 cucharadas aceite de oliva
  • sal
  • agua suficiente para cocer el arroz
  • 2 huevos
  • 2 rebanadas de 1 centímetro de grosor de jamón cocido
  • ¼ de gambas
Preparación:
  • Pon en una olla honda agua abundante, y cuando rompa a hervir, echa el arroz con un poco de sal, y cuece durante 10 minutos, saca y escurre con agua fría.
  • Mientras, haz una tortilla en una sartén mediana, cuando esté fría córtala en cuadraditos, así como el jamón cocido; cuece y pela las gambas.
  • En una sartén dora un poquito la cebolla muy picada, y añade, por este orden, el arroz, las gambas, la tortilla y el jamón. Prueba de sal, y dale unas vueltas. Se puede añadir un poco de salsa de soja.
  • Este arroz admite también unos guisantes, así como maíz, pero entonces ya no sería arroz tres delicias.

[1] El arroz: Por su característica nutritiva de alimento energético está indicado como uno de los alimentos de primera elección en situaciones de gran desgaste físico, ya sea laboral o por la práctica de ejercicio.. El consumo regular de arroz resulta en efecto un factor positivo para la prevención y mejoría de algunas patologías, como la hipertensión y la hipercolesterolemia.

ALBONDIGÓN

Estos albondigones se pueden hacer con los huevos de codorniz, que son más pequeños, y quedan muy pequeñitos para unas entradas. La salsa puede ser de cebolla, ajo, tomate y vino blanco. Se pasa por la batidora.
Ingredientes:

  • 500 g. de carne picada de cerdo y de terner

  • 8 huevos[1]

  • 2 ajos

  • una ramita de perejil

  • unas hebras de azafrán

  • pan rallado y un poquito de sal

  • Aceite de oliva para freír
Preparación:

  1. Machaca los ajos, con un poco de sal, perejil picado y las hebras de azafrán.

  2. Bate dos huevos que no sean muy grandes, y añádeselos, junto con la mezcla anterior, a la carne picada, como si fuera para albóndigas. Si la masa está muy blanda, se le puede poner un poco de miga de pan del día anterior mojada en leche.

  3. Cuece los huevos, y una vez fríos, pélalos y envuélvelos con la masa preparada anteriormente, formando una bola, y tapando bien el huevo.

  4. Pasa por pan rallado y fríe en una sartén honda con abundante aceite caliente. Saca y escurre.

  5. Se puede acompañar con salsa de tomate, u otra salsa al gusto.

[1] El huevo es un alimento sano y completo, tanto por la variedad de nutrientes que contiene, como por su elevado grado de utilización por nuestro organismo. Rico en proteínas, vitaminas (A, B2, B12, D, E), minerales como fósforo, entre otros. Fuente de carotenoides, componentes antioxidantes que contribuye a retrasar la aparición de cataratas.

ALBÓNDIGAS EN SALSA


Ingredientes:
  • ½ kg. de carne picada de cerdo y de ternera
  • 2 ajos, y un ramito de perejil
  • 1 huevo, miga de pan de dos días, un poquito de leche, pan rallado.
  • unas hebras de azafrán
Para la salsa:
  • ½ cebolla
  • una cucharadita de tomate triturado
  • 1 vasito de vino blanco
  • un puñado de almendras y sal.
Preparación:
  1. Pela los ajos; en un mortero, echa los ajos, el perejil y un puñado de sal. Si tienes hebras de azafrán, le puedes echar dos o tres. Machaca muy bien.
  2. Aparte, coge un trozo de miga de pan, y moja en un poquito de leche; esta masa se la echas al machacado.
  3. Todo esto lo mezclas con la carne picada, y bates el huevo y se lo echas también.
  4. Si ves que la masa está muy blanda, le puedes poner un poquito de pan rallado.
  5. Cuando tengas todo esto, dejas la masa reposar y mientras, puedes ir quitando los cacharrillos que se han ensuciado, limpiando la mesa, etc.
  6. Ahora haces bolitas con esta masa y las pasas por pan rallado, que tienes preparado en un cuenco, o un plato hondo.
  7. En una sartén honda, con bastante aceite bien caliente (o en la freidora), as fríes por ambos lados, las sacas y las pones en un plato.
  8. Coge una cacerola, echas 2 cucharadas de aceite de oliva, y una del aceite de haber frito las albóndigas. Doras la cebolla a trocitos, y le echas el tomate. Luego el vino blanco, y las albóndigas.
  9. Añádele también un vaso de agua, y deja cocer 5 ó 10 minutos. Si ves que se quedan sin salsa, pues le pones un poquito más de agua. Prueba de sal. También puedes dorar unas almendras peladas, las pasas por la batidora con agua y se lo echas. Sale muy bueno.

Guarnición: Le puedes freír unas patatas, o cocer un poquito de arroz blanco y luego dorarlo en una sartén con un poquito de aceite y unos ajitos fritos. Yo, esta vez, partí las patatas en cuadraditos, las bañé en cerveza (sí, en cerveza, le da un sabor muy rico), después les eché sal y las freí.