29 de abr. de 2010

ZUMO DE NARANJA Y NÍSPEROS (Antioxidante)

Hace años, cuando mis niños eran pequeños, compré una licuadora para hacerle zumos.
Todas las mañanas antes de irse al colegio, se tomaban un zumo de diferentes frutas y verduras, según la temporada. Se acostumbraron y ya me lo pedían ellos mismos cuando se me olvidaba o no me daba tiempo.
Estuvieron yendo a natación dos veranos, y antes de salir, muy temprano, se tomaban el zumo de naranja, manzana y zanahoria, y acudían con mucha energía.
Después del ejerccio, llegaban a casa y desayunaban fuerte. 
Siempre estaban muy despiertos, con mucha vitalidad, y se enfrentaban a las enfermedades con mucha más fortaleza.
Yo llevo muchos años tomando zumo de naranja en ayunas, y no me resfrío nunca. ¡bueno, salvo un virus que cogí en Semana Santa, después de 15 años, y he estado con la garganta pachuchilla! Pero de verdad que tomar vitamina C habitualmente ayuda a prevenir los resfriados.

Con la llegada de los nísperos, he sacado otra vez la licuadora, y hoy me he preparado un rico zumo de naranja en compañía de los nísperos, que añaden a las cualidades nutritivas de la naranja su contenido en betacaroteno,  y el aporte de hierro y calcio.
Este zumo es antioxidante, o sea, que retrasa el envejecimiento celular, y al mismo tiempo mantiene el cabello y la piel en un buen estado.

 Ingredientes para una persona:
  • Una naranja,
  • 8 ó 9 nísperos,
  • medio limón,
Preparación en licuadora:
  • Pela y corta en cuatro trozos la naranja,
  • Pela y corta medio limón,
  • Pela y corta por la mitad los nísperos,
  • Pasa por la licuadora.
  • Toma en seguida.

25 de abr. de 2010

ALIMENTO PARA EL ESPÍRITU, mientras se cocina... Laura canta LLUEVE Y LLUEVE.



Hace ya un tiempo me rondaba por la cabeza que alguien escribiera una bonita letra de una canción para Laura.
Soñé que un compositor la escuchaba y le enviaba su canción que ella interpretaría con su voz, que para mí es una voz muy dulce.
Mientras soñaba, recibí un mensaje al correo del youtube (donde habíamos metido varias canciones) de un periodista y poeta a su vez, que se llama Jorge Eduardo Padula Perkins, ofreciéndole dos canciones que tenía escritas para que las escuchara, y las incluyera en su repertorio si le gustaban.
¡No me lo podía creer! ¿Había entrado en mi sueño? ¿Mi sueño volaba tan alto y tan lejos como para llegar a Argentina? ¿Los sueños viajan...?
Estaba entrando ya la madrugada, y el silencio era absoluto. Manolo dormía, cansado de todo un día de trabajo. Manuel, quizá soñaría también en que alguien se fijaría en él como futbolista, y se lo llevaría a un gran equipo.
Laura acababa de cerrar el libro que estaba leyendo. La llamé.
Las dos, en el silencio de esa hora, escuchamos emocionadas las canciones:  "No me jures amor" y "Llueve y llueve". Las dos eran preciosas, pero "Llueve y LLueve" se nos quedó prendida en el corazón. Incluso a mí se me pusieron los ojos vidriosos.
Nos fuimos a la cama con una extraña sensación. Laura con una sonrisa en su rostro, no sé cómo durmió,  pero yo seguí soñando.
Jorge había localizado mi sueño, y me había mandado la respuesta envuelta en un precioso papel de regalo.
Desde entonces mi sueño, nuestro sueño fue tomando fuerza.
Nos mandó la letra, la música, el vídeo de un cantante, Gerardo Cobas, para quien había escrito la canción y quien había puesto la música, y también la partitura para piano.
Hablamos con Rafael de Bahía Records, y le contamos también el sueño. Y él se unió a nosotros para acompañarnos y hacerlo realidad.
Cuando ha llegado el momento oportuno, porque todo tiene su momento y su lugar, hemos terminado y dado forma a este sueño: la grabación en el estudio tras unos retoques, buscar el mejor momento, etc.
Rafael puso su estudio, sus equipos técnicos y acompañó a Laura al piano. Y con la misma ilusión que nosotros, puso todo su entusiasmo en que todo estuviera perfecto.Incluso para la grabación sacó un micrófono que tenía reservado para los grandes momentos. ¡Éste era uno de ellos!
Manolo montó las cámaras, el equipo de grabación comenzó a funcionar, con cables, y enchufes por todas partes, y mientras él visualizaba lo que se grababa, una cámara fija, y otra móvil (manejada por mí) iban captando todo lo que alli sucedía.
Y después, en la casa, Manolo fue juntando las piezas y terminando de montar el vídeo.
Francisco Barrionuevo, tras una primera prueba, nos asesoró en algunos detalles para mejorarlo.
Francisco es el responsable del asesoramiento de marketing, incluida la web y se despide del desarrollo web con la página de Laura, para dedicarse a la consultoria en exclusiva e impartir seminarios para las empresas, y sé que va a tener mucha suerte.

También Mª Ángeles y Pedro, mis cuñados, nos prestaron un rinconcito muy romántico de su casa, donde Laura soñaba ( mientras "escribía la canción") con cantar en un estudio. Y se hizo realidad.

Y aquí está.
Este video se incluirá en la página web que estamos haciendo para ella, y se ha hecho con mucha ilusión.
Muchas personas han formado parte de él, y muchas más con las que lo compartiremos. Gracias a todos y a todas por hacer realidad nuestro sueño. http://www.lauraleonsanchez.es/
Porque yo creo que los sueños se cumplen, y que en ellos siempre contamos con "socios" para hacerlos realidad.

23 de abr. de 2010

ROSCO O BIZCOCHO DE NESCAFÉ Y ALMENDRAS. INVITACIÓN AJETREADA.

El miércoles vino Laurita del blog "Cocinax2",  a mi casa a comer. Ya la conocéis y es encantadora, con un blog que día a día va creciendo en todos los sentidos.
Esta visita es doble motivo de alegría. Primero, porque es mi amiga, y viene a mi casa, a mi territorio, donde "se cuecen" proyectos muy interesantes que hacen que la vida sea menos aburrida, donde estoy a salvo de cualquier peligro.
La invito a compartir mi hogar.
Segundo, porque viene una persona que comparte conmigo una de mis grandes aficciones en este momento, que es la cocina.
En nuestra vida diaria nos encontramos con gente que comparte los mismos intereses, leemos el mismo libro que ha despertado nuestra curiosidad, o que ha pasado de boca en boca por habernos sorprendido; o escuchamos músicas similares, aficciones deportivas, etc...
Pero no es habitual ni muy frecuente que en nuestro entorno más cercano (al menos no en el mío) haya dos personas que dediquen gran parte del tiempo a cocinar con tanta intensidad, a poner cada día platos diferentes, a buscar recetas antiguas que han marcado nuestra infancia, a informarnos y estudiar sobre los orígenes de tal o cual receta, o los beneficios para la salud de tal o cual ingrediente; a buscar moldes y utensilios para hacer más llamativas nuestras presentaciones, etc...
Con la llegada de internet, nuestro círculo en cuanto a aficciones se ha ampliado, y nos encontramos con personas de distintos lugares, algunas de ellas a miles de kilómetros, que comparten ese amor por la cocina.
Ya no sólo nos intercambiamos recetas, leemos consejos y sugerencias, sino que vamos conociendo retazos de nuestra vida, de la vida que nosotros queremos que se conozca, pero que entre cazuela y cazuela, se va colando, porque somos humanos, y porque nos gusta la cercanía. Y eso nos acerca, aunque estemos en ciudades o países distintos.
Por ejemplo, que Reme, de Alsurdelsur fue abuela hace muy poquito, de una preciosa niña llamada Marta, a la que seguro que ya mismo le está haciendo xuxos de crema, o magdalenas, o esos bizcochitos tan ricos; y seguro, que igual que ha inculcado a sus hijos el amor por la cocina saludable, lo hará con Marta cuando pueda meterse en la cocina a llenarse las manos de harina, y a escuchar a su abuela contarle cosas de Málaga, de Málaga la bella.
O Penny, que ahora se ha metido a cocinera en programas de televisión, y ¡mira que lo hace bien!, y que ya regala a sus sobrinos tarde de juegos cocinando galletas y otras exquisiteces, como la tarta que le hizo a su sobrino Iván, o las galletas de colores, que me encantaron. ¡Por cierto, yo quería una...!  
O que Pedro que tiene una familia encantadora, donde Adi, su "contraria", como él la llama, nos habla de trucos y consejos, salud y dietética en su blog, y que juntos comparten el amor por los animales, y si no, acercaros a conocer a Nina y Gus, y a sus gatos, que son parte importante de sus entradas, regalándonos una sonrisa en cada una de ellas por sus ocurrencias, y sus chistes, y su forma de relatar.
Y por supuesto, de mi gran amiga Laurita, mi invitada, que se está convirtiendo en una gran cocinera, sin miedo a cocinar ya nada: panes, bizcochos, mermeladas, etc... Y que no me voy a extender mucho, porque si no váis a decir que soy una pesada empalagosa.
Y a otras muchas amigas y amigos, que por falta de tiempo, no puedo comentar sus blogs, pero que son muchos: Amanda, Elena, Mariló, Olimpia, mi gran amiga Aracne, Ana Powell, Leoletta, Ivana, Maribel y Ángel, Pepe, etc...etc... Tantos y tantas que sería interminable. No se molesten quienes no se han mencionado aquí.
Pues eso, que me voy por los cerros de Úbeda.
Que esto viene a que yo estaba nerviosa, como los niños y las niñas cuando vienen sus amiguitos a casa, y quieren enseñarle su cuarto, con sus juguetes, la play, los juegos nuevos; o el camisón que le ha comprado mamá, o las estampitas que ha conseguido en las galletas, o la música que pueden bailar juntas.
Pues yo estaba igual: quería darle lo mejor, quería enseñarle mis moldes para galletas, mis botecitos de adornos para tartas, etc. y charlar juntas viendo mis muchos libros y revistas de cocina, que guardo con cariño.
Mi vida tan descontrolada últimamente, me tenía un poco dispersa e hizo que todo comenzara un poco mal.
El día anterior había estado todo el día fuera, por la mañana trabajando, y por la tarde asistiendo a un evento de la hija de mi amiga Susana, Fui a ver a Patricia, la hermana de mi ahijada Gloria, que ha participado en un cortometraje, y se proyectó dentro del "Festival del Cine de Málaga". Llegué muy tarde, y no pude hacer nada. Lo pasé muy bien, contándome las mellizas sus experiencias como intérpretes de cortos.
Por la mañana, me encontré mi placa de inducción sin funcionar. ¡nada, no hubo manera!
No había nada en el frigorífico; el congelador también estaba un poco más vacío que lleno, y lo que había no se podía aprovechar mucho para una comida para 6 personas. Saqué fiambreras: un plato de callos, otro de guisaíllo de ternera, un poco de mejillones, un solomillo... ¡vamos, nada!
Me desesperé un poco, porque yo quería haberle hecho una de esas comidas que me salen tan ricas: unos espaguetis con gambas y espárragos, o un pollo al estragón, o una crema de calabacín....
A mi hija no quería agobiarla mucho con la comida, porque está ahora muy liada con la preparación de su actuación en el Auditorio de la Dipuación para la II Gala de la Asociación del parkinson, y con sus estudios. Y Carlos, que ha venido de SEvilla unos días, también tenía que hacer trabajillos y estudiar.
Preparé un solomillo con salsa, y cuando llegamos improvisamos un puré de patatas de sobre.
Bueno. No salió mal del todo, pero yo estuve toda la mañana pensando que Laurita creería que mi blog era falso, y que nada de lo que había aquí lo habría hecho yo. ¡jajajajja, si es que no dí pie con bola!
Al final, llegó mi hermana Trini con unos pastelitos, y me llamaron varias veces por teléfono, y no pudimos ver con tranquilidad nuestros libros, y nuestras cosas, pero sí nos dió tiempo a tomarnos un té compartiendo charla con mis hijos (que tenía ganas que conociera) y con mi hermana.
Sí me dió tiempo de hacer un bizcocho de Nescafé y almendras, que a Carlos y a Manolo les gusta mucho.
pero  a Laurita, que le pasa como a mí, tampoco le gusta mucho el café. ¡Vaya, vaya desastre!.
Le debo una.

 Y ahora la receta, que ¡madre mía, parece que me dan cuerda!

Ingredientes:
  • 3 huevos,
  • 150 gramos de azúcar,
  • 150 gramos de mantequilla,
  • 100 gramos de almendras,
  • 100 gramos de harina,
  • una cucharadita de Nescafé,
  • un poco de azúcar glas,
  • sal y levadura (un sobre).
 Preparación:
  •  Bate las yemas con el azúcar, hasta que esté cremoso.
  • Añade los ingredientes restantes: la mantequilla derretida con la cucharadita de nescafé (aquí puedes disolverlo muy bien), las almendras y la harina, tamizándola antes con un colador.
  • Trabaja bien hasta ligarlo todo.,
  • Incorpora las claras montadas a punto de nieve.
  • Llena un molde de corona untado con un poco de mantequilla y enharinado.
  • Precalienta el horno a fuego suave, unos 170º y deja cocer unos 35 minutos.
  • Comprueba con un palillo que está bien cocido y no está crudo.
  • Desmolda con cuidado cuando esté tibio, para que no se rompa en pedazos y cubre con azúcar glas.
 Éste es uno de los primeros bizcochos que yo hice en mi casa, hace casi 20 años, y a Manolo y a mi hijo mayor les gusta mucho. Y también a mi gran amiga Maite, a la que adoro.
Espero que os guste y no os haya aburrido mucho.

16 de abr. de 2010

CAZUELA DE PATATAS CON FIDEOS. RECETA DE MAMÁ. RECETA DE MI ABUELO.

Tengo un tremendo dolor de cabeza, de esos que no se saben si provienen del cuello, del oído; si es tensional, si es del resfriado... Me he tomado una pastilla y he salido a la calle, a ver si me despejo un poco.
No sé si será este tiempo que ha vuelto a visitarnos, con lluvia, con frío, recordándonos que la primavera es así: revuelta, un día con frío, otro con lluvia, otro soleado...
Pero ha sido un invierno largo y triste. No estamos acostumbrados en Málaga a tantos días y tantos meses sin sol. Los ánimos están por los suelos, y el cambio de temporada viene a agravar más la situación.
Cualquier problema, cualquier contratiempo, cualquier traspiés se hace más grande, y los estados depresivos nos rondan. Está comprobado que el sol nos anima, y la falta de él nos vuelve más tristes.
El caso es que últimamente mi madre está más deprimida. La edad y todas las circunstancias que nos rodean, hacen que las depresiones duren más, y sea más difícil animarla.
En un afán de mitigar esa tristeza, y por sugerencias de una gran amiga, Maite, a la que conozco desde hace 30 años, he propuesto los "viernes en casa de mamá".
Se trata de ir a comer todos los viernes (salvo que ella tenga algún compromiso) a su casa. Ella prepararía la comida, como suele hacerla, con su toque particular y especial, dedicándole todo su tiempo, y recordando esas comidas que hacía cuando éramos pequeñas.
Hoy ha sido el segundo viernes, y tengo que mencionarlo aquí.
Ahora echa más de menos a su padre y su hija mayor, que no están con nosotros desde hace 27 años.
Su padre, mi abuelo, era una persona especial, divertida, simpática, familiar. Y además era un buen cocinero.
De cómo cocinaba él, hay una entrada en mi blog, MIGAS CASERAS, que cada vez que las hago es pensando en él. Y si queréis saber una pincelada de cómo era, cómo se comportaba con sus nietas, también podéis pinchar aquí, un recuerdo en mi blog, MI ABUELITO, DE la caracola dulzona.
Y cuento todo esto, porque mi madre ha hecho una cazuela de patatas con fideos, de la forma en que la hacía él. Todo un lujazo. También ha puesto su sello, el de mi madre, el de no acordarse nunca lo que le echa. Ha abierto el frigorífico, y ha visto que tenía un poco de rape, de rosada, de gambitas, de calamaritos; unas verduritas, y se ha puesto a hacerlo. Ha tenido que recordar continuamente cómo lo hacía él, incluso en pensamientos le ha pedido ayuda (porque dice que tiene muy mala memoria).
Desde las 11 de la mañana, hasta las 3 que hemos llegado, ha estado cocinando, paso a paso, poquito a poco, recordando a su padre, pidiéndole ayuda, e incluso, y conociéndola, escapándosele alguna lagrimita, y alguna sonrisa.
No tenía preparada la cámara de fotos, pero ahora llevamos móviles, y estos móviles tan modernos, que tienen cámaras me  ha salvado de querer inmortalizar este plato. La foto no es muy buena, pero os aseguro que estaba exquisito. ¡Qué sabor más tradicional, qué recuerdos de comidas familiares, alrededor de un brasero dentro de la mesa camilla!
Incluso Laura ha dicho una frase que dice mucho: "Esta comida sabe a comida de abuela".
Y tiene razón; comida de abuela y de bisabuelo.
Quiero seguir comiendo cada viernes en su casa, para que ella tenga que pensar qué hacer de comida, esperando el momento de nuestra llegada, y para que nos enseñe esas comidas que tenía casi olvidadas.
Ha llegado Laura y la ha ayudado a poner la mesa, ha preparado la ensalada, en la cocina, junto a su abuela. Luego Manuel, con su mochila del instituto, abriendo el frigorífico, y pillando un huevo kinder (que tiene mi madre para mis sobrinos pequeños). Poniendo la mesa,  y dando paseos al salón, para ir viendo el programa de Deportes, mientras iba y venía con los platos, los cubiertos. Y Laura regañándole, para que no se quedara embobado mirando la tele. Y Manolo, de comprar el pan, cansado del trabajo,
Cuando he llegado me ha gustado la escena. Mi madre otra vez en la cocina, cocinando no sólo para ella, como lleva mucho tiempo haciendo. Todos juntos en la mesa, en su mesa, en su casa. EScuchando historias del instituto, del trabajo, y mientras, nosotros, relamiéndonos, sin decir nada, de lo bueno que estaba. Y ella, contemplando también la escena, orgullosa de tener otra vez allí a tanta gente.
Quiero seguir con estos viernes.
Os dejo la receta.

Ingredientes:
Medio pimiento rojo - Un pimiento verde - Una cebolla pequeña - Un tomate muy colorado - Trozos de rape - trozos de rosada - Unos calamaritos - Un puñado de gambitas - Cuatro alcachofas - Una patata - Fideos medianos - Sal - Aceite de oliva - Colorante alimenticio.

Preparación:
Va cortando toda la verdura para el sofrito, pequeñita. Echa el aceite de oliva (ella, como yo, utiliza de Jaén). Va echando la verdura, a fuego lento, mientras va cortando los pescados. Primero la cebolla y el pimiento rojo, luego el pimiento verde y finalmente el tomate. Echa los calamaritos, el rape, la rosada, y las alcachofas en cuatro trozos si son grandes, y por la mitad si son más pequeñas (después de haberlas limpiado y lavado con limón, para que no se pongan negras). Luego, siempre a fuego lento, el caldo. Después ha cortado las patatas a trocitos regulares, chascando las patatas, empezando a cortar con el cuchillo, pero partiéndola al final. Las ha frito con un poquito de aceite, un poco, como hacía mi abuelo, su padre. Se las ha echado un poco antes que los fideos. Y finalmente, cuando ya estaban cocidos, con su sal y su colorante, le ha echado las gambas, y lo ha dejado hervir unos segundos.
Lo ha dejado reposar, mientras terminábamos de poner la mesa.
Después de saborear su comida, todos hemos ayudado a quitar la mesa, fregar los platos y dejarlo todo como si no hubiéramos estado allí. Hasta Manuel ha estado fregando (Manuel, de 15 años), aunque he tenido que darle algunas instrucciones, para que no utilizara mucha agua, y todo fuera más rápido.
La hemos dejado descansar, mientras veía su novela: "Amar en tiempos revueltos".
La próxima comida con ella, como casi todos los domingos, ya será en mi casa. Y el viernes, en la suya.

11 de abr. de 2010

BATIDO DE FRESA Y PLÁTANO, CON SORPRESA... (Algo dulce y algo rosa...)

He pasado un domingo fuera, en casa de mi ahijada Gloria. Ha sido un día rarito, porque primero amaneció nublado, luego salió el sol, luego otra vez cayó una ligera llovizna, más tarde hizo fresquito...
¡A ver, eso es la primavera!
Me lo he pasado muy bien, viendo a Gloria y sus hermanas riendo, jugando, contando chistes, y al final Gloria me regaló unas notas al piano.
Cuando llegué a casa, me apetecía algo fresquito, rebusqué en el congelador, y tenía alguna fruta congelada, así es que me preparé este batido.

Ingredientes:
  • Seis fresas, o 150 gramos, (dos más para adornar),
  • Un plátano grande,
  • Seis naranjas de zumo, o medio litro de zumo,
  • Dos cucharadas de leche condensada desnatada.
Preparación:
  • Corta el plátano en rodajas y las fresas,
  • Congela las rodajas de las frutas, por lo menos durante dos horas,
  • Haz el zumo de las naranjas, y en la batidora pones la fruta congelada con el zumo,
  • Añade las cucharadas de leche condensada,
  • Bate bien hasta que tenga la consistencia deseada,
  • Trocea las fresas. Deja unos trocitos en el vaso de servir, y los otros para adornar.

Ni qué decir que este batido fresquito está buenísimo. Los plátanos y las fresas, tienen muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud, y el zumo de naranja vitamina C, sobre todo.
La leche condensada le aporta el dulzor al batido, y lo hace muy cremoso.
Si lo haces con la fruta congelada, parecerá un sorbete.

7 de abr. de 2010

BOMBONES RELLENOS (nueces, avellanas, almendras, fresas, nubes...)

"LOS SUEÑOS son deseos", cantaba Cenicienta a sus amigos los ratoncitos..."
Sobre el chocolate, se ha hablado tanto, tanto, que hasta en psicología se le presta atención.
Sensación de felicidad. El consumo de chocolate induce la producción en el cerebro de una sustancia denominada triptofáno vinculada a la serotonina. Esta hormona es la responsable directa de las sensaciones de tranquilidad, relajación y felicidad. Por ello, el chocolate es el alimento que tomamos cuando estamos depresivos o tenemos ansiedad.
En cardiología, también se le tiene en cuenta, ya que el chocolate negro reduce la presión arterial por unas sustancias químicas (polifenoles) que están en el cacao.
Enfin, que hablar del cacao y del chocolate, sería interminable.
Ya de por sí la palabra "chocolate" fascina, porque es sonora.
Palabras asociadas al chocolate: "tormento y éxtasis, pecado y tentación, embriaguez y perdición, deseo y dulzura". ¿cuántas veces no habremos escuchado que el chocolate es como una droga?

Bueno, pues todo este rollo es para deciros que he hecho bombones, una vez más, intentando mejorar la terminación.
En la charla que mantuve con Reme, durante la cena en el Montana, le pregunté dónde podía comprar manteca de cacao. Me dijo que en una farmacia, donde hicieran cremas por encargo. Así es que allí me fui y atiné.
Lo importante es atemperar el chocolate.
Hay una forma casi profesional, pero que a mí, ahora mismo, me resulta más complicada. Así es que he optado por una más sencilla, pero que ha dado buen resultado.
Se pone el chocolate al baño maría, dos terceras partes. Se derrite removiendo con una cuchara de madera. Se retira y se echa el otro chocolate, y la manteca de cacao. Se remueve.

Ingredientes:
  • Una tableta de chocolate postres Nestlé,
  • Cincuenta gramos de manteca de cacao,
  • Nueces, avellanas, nubes (pequeñitas), guindas, almendras, trocitos de fresa,
  • Unas gotas de ron u otro licor,
  • Moldes para bombones.


Preparación:
  • Se toman dos terceras partes del chocolate, y en un cazo, al baño maría, se pone el chocolate y se calienta a fuego lento, hasta que se derrite,
  • Cuando esté derretido, se le echa la manteca de cacao y el otro chocolate,
  • Se remueve hasta que no queden trozos,
  • Se vuelca en los moldes, menos de la mitad,
  • Se deja enfriar un poco, y se pone una nubecita pequeña, unos trocitos de almendras, nueces, media guinda (aquí puedes echar unas gotitas de licor, ron por ejemplo), o trocitos de fresa, plátano, etc.
  • Termina rellenando los moldes con más chocolate. Aquí puedes cambiar a otro chocolate (blanco, con leche),
  • Dejas en el frigorífico unas dos horas como mínimo y sacas con cuidado.

Duran varios días (si no llega una mano golosa antes).
¡que los disfrutéis!

3 de abr. de 2010

REVUELTO MANCHEGO (Para tiempos de crisis. Receta fácil)

Una receta fácil de elaborar, con ingredientes que no son caros, y que entra muy bien en primavera y en verano.
Ingredientes:
  • Cuatro huevos,
  • Una loncha de jamón york que no sea muy fina (también puedes poner jamón serrano),
  • Una berenjena,
  • Un calabacín,
  • Una cebolla grande,
  • Un pimiento rojo,
  • Un pimiento verde,
  • Dos dientes de ajo,
  • Dos tomates rojos,
  • Tres cucharadas de aceite de oliva,
  • perejil y sal,
  • un pizca de azúcar, una pizca de pimienta y un poco de cominos molidos.
Preparación:
  • Lava las verduras. Corta la berenjena y el calabacín en cuadraditos,
  • Limpia los pimientos, quita los nervios y las pepitas, y corta también en cuadraditos,
  • De igual forma, pela los tomates y corta.
  • Pela las cebollas y pica en aros finos y los ajos en láminas,
  • En una sartén honda echa el aceite, rehoga la cebolla y los ajos,
  • Cuando la cebolla esté transparente, echa los pimientos y el tomate, y una pizca de azúcar y sal,
  • Remueve y añade el resto de las verduras. Primero la berenjena, y por último el calabacín, y las especias (pimienta y cominos),
  • Tapa y deja cocer unos quince minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que veas que la verdura está hecha,
  • Pica el jamón york . Bate los huevos y salpimenta,
  • En un sartén fríe el jamón y los huevos, removiendo hasta cuajarlos,
  • Prepara una fuente, pon el pisto y deja un hueco en el centro. Sirve en el huevo central el revuelto de huevo con jamón. Adorna con perejil picado.

1 de abr. de 2010

MAGDALENAS DE CHOCOLATE

Hola. Como soy tan cabezona, y siempre quiero mejorar mis recetas, anoche volví a intentar hacerlas con el truco que me dió Reme, cuando nos conocimos en el Encuentro de gastronautas en el Montana, el pasado 25 de marzo.
Reme, que tiene un blog estupendo que se llama Alsurdelsur, me dijo que echara la masa en una maga pastelera  de esas de usar y tirar, y la dejara toda la noche en el frigorífico.
Ayer por la tarde fui a comprar un paquete de las mangas pasteleras, y así lo hice, como ella me dijo.
Y éste es el resultado. La cantidad es para unas 15 magdalenas, pero es que siempre hago pocas, por si no me salen bien.
Tanto Manolo, como Laura y Manuel, se encontraron con la sorpresa para el desayuno. Manuel, además de su pitufo con mantequilla y galletas, se comió tres magdalenas del tirón.

Ingredientes:
  • Dos huevos,
  • Seis cucharadas de azúcar,
  • Cuatro cucharadas de cacao en polvo (yo utilicé uno de Valor Repostería),
  • Setenta y cinco gramos de harina (75 g.),
  • Dos dedos de un vaso de vino, de aceite de oliva,
  • Medio sobre de levadura.
Preparacíón:
  • Bate los huevos con el azúcar, hasta que aumente un poco,
  • Echa el aceite de oliva y bate de nuevo,
  • En un cuenco aparte, echa la harina, la levadura y el cacao en  polvo,
  • Remueve y mezcla bien,
  • Cierne con un colador sobre lo batido anteriormente, para que coja aire (yo lo hago con un colador),
  • Mueve envolviendo la masa, sin batir,
  • Echa en una manga pastelera, y reserva en el frigorífico unas horas. Yo lo tuve toda la noche,
  • Precalienta el horno a 250º, durante 10 minutos,
  • Echa la masa de las magdalenas en papelitos rizados, poco menos de la mitad,
  • Espolvorea azúcar, o fideitos de colores por encima,
  • Baja la temperatura a 220º, y deja durante 12 minutos aproximadamente.