26 de mar. de 2012

PASTA CON JULIANA DE POLLO

Y sigo con platos sencillos de preparar, rápidos y económicos. Casi con lo que tengo en casa.
Para cuatro personas.
Y se tarda un poco más de lo que se tarda en cocer la pasta.

Ingredientes:
  • 500 gramos de pasta corta,
  • Una pechuga de pollo, 
  • 250 gramos de tomate triturado,
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, una cucharada de mantequilla,
  • Una zanahoria, media cebolla y una rama de apio,
  • Medio vaso de brandy o vino,
  • Sal, pimienta, media cucharadita de nuez moscada, y queso parmesano rallado, si te apetece.

Preparación:
  1. Corta la carne en tiras finas.
  2. En una cacerola echa el aceite y la mantequilla, sofríe la zanahoria, la cebolla y el apio, todo muy picado.
  3. Añade las tiras de pollo y sofríe. Sazona con sal, pimienta y la nuez moscada.
  4. Riega con el brandy y cuando se haya evaporado un poco, añade el tomate.
  5. Deja que cueza a fuego moderado  durante 20 minutos.
  6. Mientras, cuece la pasta al dente, en abundante agua salada con un chorreoncito de aceite de oliva.
  7. Escurre, y mezcla.
  8. ESpolvorea con queso rallado (opcional). En casa no le ponemos.
Esta receta la vi en mi superlibro de la Pasta Gallo, y la adapté a mis gustos. Debo decir que estaba muy rico, no quedó nada en la fuente.


22 de mar. de 2012

SOPA DE ALMENDRAS Y AJO, FILETES RUSOS, PLÁTANOS CON MIEL (MENÚ)

A veces tenemos poco tiempo para preparar un almuerzo, o una cena. Pero tampoco queremos comer lo primero que pillamos, o abrir una lata, o sacar algo congelado.
Comer sano, comer sabroso, y sorprender, es lo que nos apetece.
Y aquí tenemos un menú para gente ocupada, y para hacerlo, como mucho, en 40 minutos.
¿te apetece?
PRIMER PLATO: SOPA DE ALMENDRAS Y AJO
Ingredientes:
  • Un litro y medio de caldo de pollo,
  • 120 gramos de almendras,
  • Cuatro dientes de ajo,
  • Medio vaso de leche,
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra,
  • Una cucharadita de perejil picado,
  • Unas hebras de azafrán,
  • Unos coscorrones de pan fritos,
  • Sal. 
Preparación:
  1. En la misma olla donde vayas a preparar la sopa, echa media cucharada de aceite de oliva virgen extra, pon las almendras peladas, y los dientes de ajo. Remueve a fuego medio hasta que ambos estén dorados.
  2. En el aceite que quede, y si no, echa una cucharadita, dora una rebanada de pan.
  3. Saca y pasa por la batidora con dos vasos de agua, bien batido, y luego cuela y vuelve a echarlo en la olla, junto al resto del líquido, en este caso, el caldo de pollo. Sala si fuera necesario.
  4. Echa las hebras de azafrán, y calienta.
  5. Sirve con el pan frito, y algunas almendras en láminas, también tostaditas,junto con el perejil.
SEGUNDO PLATO: FILETES RUSOS

Ingredientes:
  • Un cuarto de carne picada de cerdo y ternera,
  • Un huevo,
  • Una rebanadita de pan,
  • Un chorreón de leche,
  • dos dientes de ajo, y un manojo de perejil,
  • sal, y un poco de pan rallado. Y pan para empanar.
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación
  1. Machaca los ajos, con el perejil, una hebra de azafrán y un poco de sal.
  2. En la leche, moja el pan, y mezcla con lo anterior.
  3. añade el huevo batido, y lo mezclas todo. Ahora lo unes con la carne picada, removiendo bien para que se mezclen todos los ingredientes y los sabores.
  4. Con una cucharita haz porciones más o menos del mimso tamaño, y forma algo parecido a unas tortitas, y después las pasas por pan rallado.
  5. Fríe en una sartén con poco aceite, dorando por ambos lados. 
POSTRE: PLÁTANOS CON MIEL

Ingredientes
  • 4 plátanos,
  • Zumo de medio limón,
  • 20 gramos de almendras picadas y tostadas,
  • dos cucharadas de mantequilla
  • Una cucharadita de ron,
  • Una cucharada de miel.
  • Un poco de canela molida.
 Preparación:
  1. Rocía los plátanos con el zumo de limón, para que no se pongan oscuros,
  2. Derrite la mantequilla en una sartén y echa los plátanos. Dale vueltas hasta que estén dorados. Coloca sobre un plato templado.
  3. Tuesta las almendras, y pica en el mortero
  4.  En un vaso echa la miel a temperatura ambiente, unas gotitas de ron (opcional) y un poco de canela molida. Remueve para que se mezcle.
  5. Riega los plátanos con el líquido.
  6. Cubre con las almendras picadas, o almendras laminadas.
  7. Sirve inmediatamente.

12 de mar. de 2012

CUPCAKES DE CHOCOLATE CON COBERTURA DE NATA CON FRESAS.


Los refranes son lecciones de origen popular. Enseñanzas basadas en la experiencia.
A mí me gusta mucho utilizarlos en la vida diaria, y hay uno que hoy me viene que ni pintado, y que dice así:
"Nunca digas que de este agua no beberé".
...porque el camino es largo, y puede darte sed."

Pues eso me ha pasado a mí. Y creo que no es la primera vez. Como a tanta gente le habrá sucedido. Pensamos que nunca  haremos algo, porque no entra dentro de nuestras expectativas, o porque nos creemos que no seremos capaces, o porque pensamos que eso no nos interesa... Y luego la vida, las circunstancias te hacen cambiar de idea.

Dije varias veces que no haría cupcakes. Me quedaba con las magdalenas. Es que esos nombres de dulces en inglés que no sé ni lo que significan, no me gustaban mucho, y además no sé pronunciarlos bien: muffins, cupcakes, cakepops, buttercream, frosting, icing...etc... etc... 
Pero caí con unos Muffins, de plátano y nueces, y luego hice otros de Miel y Canela. Y me gustó la experiencia, porque están muy ricos, con frutas, frutos secos.
Luego caí con los cakepops, aunque yo los bauticé como bizcoletas. Por lo menos puedo pronunciarlos sin que se rían de mí, y sin hacer el ridículo, por no pronunciar correctamente.
Y ahora he caido con los cupcakes. Yo les llamaría de otra forma: pastetazas, como me recomendó Pilar Lechuza;   De momento le llamaré así. ¡Gracias Pilar!
Llevo tiempo viendo por facebook y por los blogs la cantidad de cupcakes tan bonitos y originales. No es que me quiten el sueño, ni mucho menos, pero me atraían. Aunque tanto dulce, tanto fondant, tanta crema batida no me terminaba de convencer.
Y el otro día estuve en casa de Inma y me hizo unos cupcakes maravillosos. Yo los ví, y lo primero que se me vino a la cabeza es que eran de porcelana. Sabía que no, y eso era lo maravilloso. Que desprendían un olor a chocolate que no se me iba de la cabeza. Y estaban muy ricos. 
Desde entonces me apeteció hacer unos. Aunque sólo fuera para probar. Ví lo que tenía en casa, y comencé a pensar posibilidades de cobertura que no fuera ni crema de mantequilla, ni merengue (no me saldría). Tenía una caja de nata. Así es que me puse manos a la obra, Y esto es lo que salió:
No me siento capacitada para dar clases de cómo se hace un cupcake, por eso os dejo la receta, pero para que veáis cómo los he hecho. La he sacado de Rosita y Suny , que tiene un blog muy bonito con muchas cosas ricas.
Ingredientes:
125 g. de mantequilla,
125 g. de azúcar,
3 huevos,
75ml. de leche,
1 cucharadita de extracto de vainilla,
100 g. de harina para repostería,
25 g. de cacao en polvo que sea bueno,
Una cucharadita y media de levadura (tipo royal).
Preparación:
  • Precalienta el horno a 180º.
  • Tamiza la harina, el cacao y la levadura. Reserva.
  • Bate la mantequilla a temperatura ambiente, con el azúcar, hasta que quede cremoso.
  • Añade un huevo, y bate. Echa una cucharada de harina, para que la masa no se cuartee.
  • Bate y echa el segundo huevo, y cuando esté bien mezclado echa el tercer  y último huevo.
  • Pon la leche, la vainilla y bate un poco.
  • Incorpora el resto de la harina con el cacao y la levadura. Mezcla para que se integre bien.
  • Echa la masa en las cápsulas de papel 2/3 partes. Hornear de 15 a 18 minutos.
  • Pincha con un palillo de dientes y si no están, deja unos minutos más.
  • Saca, deja 5 minutos, y luego coloca sobre una rejilla.
  • Una vez fríos, pon la cobertura.
  • la nata utilizada en este caso es:  de La Casita, al igual que el bote de Marshmallow de Strawberry. Lo compré porque me dijo que con esto se podían hace unas barritas crujientes de cereales, y aún no lo había abierto. Ví que podía mezclarlo con la nata. Y el resultado muy bueno. Un colorcito rosa muy agradable y un sabor muy rico.
  • Monto la nata, le echo las cucharadas de   Marshmallow,  una chispita de colorante rosa y después adorno con una manga pastelera, y dejo volar la imaginación. La nata tiene que estar bien fría.
Añadir leyenda
¡Tenía miedo de hacerlos, pensaba que no me iban a salir bien!
Como tengo muchos botes de adornos, pues eso fue coser y cantar.
Cualquier cosa que le pusiera, le sentaba bien. Y me gustó decorarlos, es el momento que más disfruté, además del momento de hornear los cupcakes, por el olor a chocolate.
La experiencia ha estado muy bien, y como a mis hijos ha gustado mucho, creo que tendré que repetirla.








Y eso es todo por hoy...¡hasta más ver!

9 de mar. de 2012

EL EVENTO SOLIDARIO "DEGUSTANDO EL ARTE" ACOGE A MÁS DE 100 PERSONAS EN EL HOTEL MOLINA LARIO.

La iniciativa que fusiona gastronomía, arte y solidaridad recauda más de 3.000 euros, destinados íntegramente a la Fundación Vicente Ferrer

Málaga, 9  de Marzo de 2012 -. Arte y gastronomía se fusionaron ayer noche en el evento solidario Degustando el Arte  celebrado en el Hotel Molina Lario de Málaga capital.
Más de 100 personas han asistido a la cena solidaria en la que se han recaudado más de 3.000 euros, entre la venta de los tickets de la cena y parte de los cuadros, que irán destinados a la Fundación Vicente Ferrer.
La velada ha contado con la presencia de Anne Ferrer, mujer del fundador y representante de la Fundación, que ha recibido a todos los asistentes y personalidades y ha posado en el photocall del Hotel Molina Lario en su primera visita a la ciudad de Málaga.
Antes de la cena, el artista malagueño, Andrés Mérida, y el chef del restaurante “El café de Bolsa”, Marcos Granados, han desvelado a todas las personas asistentes sus creaciones pictóricas y gastronómicas enmarcadas en la iniciativa Degustando el Arte, un intercambio artístico entre cocina y pintura. El resultado: 5 platos y 5 lienzos hechos a cuatro manos y conectados entre sí.

Del plato al lienzo, por Andrés Mérida

Andrés Mérida ha interpretado y plasmado en lienzos dos platos del chef de “El café de Bolsa”. Huyendo del realismo y de los bodegones clásicos, Mérida crea en sus obras un universo onírico y surrealista que tiene como principal objetivo el de sugerir sabores, olores y texturas al espectador.

Plato: Ajoblanco de Piñones Tostados, Falso Espeto de Sardina y Piña Fresca.
Maridaje: Fino Lagar de Benavides. Bodegas Málaga Virgen.
Cuadro:Ajoblanco y Peces de Colores”. ÓleoTela. 54x81. Málaga 2012.
Inspirado en este plato, Andrés Mérida ha creado un óleo bajo el título “Ajoblanco y Peces de Colores”. Según Mérida “el plato, que se mueve en una paleta de tonos muy claros, se prestaba realmente a darle mucho juego” Así, el artista utiliza peces alrededor del plato y lo enmarca simulando una pecera. 

Experiencia: Este plato me ha sorprendido por el contraste de sabores. Muy agradable al paladar, suave. No me imaginaba un ajoblanco de piñones. La sardina y la piña troceada aportaban sabores fuertes, pero que se complementaban muy bien. La piña aportó la frescura de la fruta a un plato delicioso.

Plato: Nuestra Versión del Rape a la Malagueña.
Maridaje: Barón de Rivero blanco. Bodegas Málaga Virgen.
Cuadro: “Rape, Vino y Biznaga”. Mixta – Tela. 81x60. Málaga 2012.
En un plato donde predominan los tonos blancos del rape o bien del propio plato, Mérida busca una interpretación colorista y de ensueño del mismo. Con un guiño característico malagueño, la obra “Rape, Vino y Biznaga” plasma una pintura alegre con un toque de fantasía.
Experiencia: Muy bueno, con la salsa de vino, las almendras troceadas. Para mí gusto un poco crudo, pero de sabor bueno.

Del lienzo al plato, por Marcos Granados
 Por su parte, Marcos Granados ha interpretado visualmente trescuadros de Mérida y ha creado platos con las texturas y colores que sugieren las obras del artista malagueño.
Cuadro: “Ensalada y Sombrero”. Óleo – Tela. 81x100. Málaga 2012.
Plato: Cazuela de Verduras Salteadas, Flores y Aromáticos y Consomé Trufado de Gallina.
Maridaje: Barón de Rivero blanco. Bodegas Málaga Virgen.
Al visionar este cuadro, a Marcos Granados le sugirió algo fresco y, por ello, ha creado una cazuela con una variedad de verduras que se fusionan con flores y aromáticos. Los colores dan viveza y vitalidad a la obra al igual que las verduras salteadas del plato ideado por el chef.

Experiencia: Poco más tengo que decir de este plato. La verdura es uno de mis platos preferidos, y aquí estaba en su punto. Salteada, en trozos pequeños. Muy sabrosas. Con el toque de las flores y las plantas aromáticas. Una delicia que disfruté.

Cuadro: “Arranchera con Ensalada de Jijomate y zanahoria”. Óleo – Tela. 70x60. México 2009.
Plato: Tiras de Lomo Poco Hecho, MiniEnsalada de Rúcula y Jugo de Cerezas.
Maridaje: Pernales tinto. Bodegas Málaga Virgen.
Este óleo le ha inspirado a Granados una textura de una carne muy poco hecha. Los trazos rojos sugieren una carne roja que, en este caso, se materializa con un lomo de vacuno. Mientras que el fondo verde lo ha interpretado como rúcula, y las manchas rojas, le han sugerido una suculenta salsa de cerezas.

Experiencia: No soy de comer carne poco hecha, sólo en contadas ocasiones. Pero en esta ocasión, he de decir que ha sido un bocado delicioso. La carne estaba tierna y muy saborsa. El toque de la rúcula y la salsa de cerezas, eran el perfecto acompañante. No apuré el plato, poruqe daba fatiga en una cena así, que si no...

Cuadro:Maestro, Dulces y Málaga”. Óleo – Tela. 80x60. Málaga 2012.
Plato: Pequeñas Locuras.
Maridaje: Málaga Virgen dulce. Bodegas Málaga Virgen.
Por ultimo, el óleo “Maestro, Dulces y Málaga”, de colores muy vivos, ha dado lugar a algo fresco y dulce. Por ello, el chef ha creado un exquisito postre, bajo el nombre de Pequeñas Locuras, que está compuesto por una tartaleta de crema de limón y merengue, otra rellena de cremoso de chocolate negro con naranja y cobertura de cremoso de chocolate blanco con cardamomo y un bombón de chocolate negro con hierbabuena. Unos pequeños bocados dulces que maridan a la perfección con un vino Málaga Virgen dulce.

Experiencia: Yo creo que mejor ni lo cuento. No hay palabras ni las encuentro.  ¡Exquisito y delicioso! Empecé con la tartaleta de cremoso de chocolate negro con naranja. Se deshacía en la boca. Y no quería acabar. Después seguí con l tartaleta de crema de limón y merengue, con sus trocitos de fresa. ¡¡ufff, qué bocado más rico!. Y finalmente terminé (aunque con mucha pena) con el bombón de chocoate negro con hierbabuena. ¡Mira tú por dónde, que tengo mis bombones esperando encontrar un hueco para publicarlos, también rellenos de té con hierbabuena. Por supuesto, éstos no tienen nada que ver con lo míos! Yo quiero hacer algo así... Era como una mousse que se derretía en la boca, y te dejaba el sabor a hierbabuena.
En definitiva, la velada Degustando el Arte ha contado con muchas sorpresas y los invitados hemos disfrutado de una noche muy especial en la que gastronomía, arte y solidaridad han sido los principales protagonistas. Los más de 3.000 euros recaudados irán destinados concretamente a la construcción de un Centro de Gestión y Logística en la nueva zona de actuación situada en la región de Madakasira, en Índia. La Fundación Vicente Ferrer constituirá la estructura básica para el posterior desarrollo de programas con los que se persigue una mejora real de las condiciones de vida de la población residente en la zona.
Experiencia de la cena:
Compartí mesa con mis amigos Laura y Pedro, que  ya era una garantía de que iba a estar a gusto. En nuestra mesa había dos parejas que compartían el gusto por la cocina y la gastronomía, y entre plato y plato no paramos de charlar, de hablar de recetas de qué proporciones de harinas y otros ingredientes había que echar para hacer un pan u otro, de platos cocinados, de restaurantes, de enseñarnos fotos, etc.. Una conversación muy agradable. También se habló de pintura, de música. 
El lugar elegido para esta cena fue en el  Hotel Molina Lario, de Málaga. Nunca había entrado a sus salones, y me resultó muy acogedor. Un sitio perfecto para la exposición de los cuadros. 
Me gustó mucho cómo los expusieron, con la mesa delante y el plato al que hacía referencia. 
El servicio de la sala fue muy bueno.
En general, Una  velada única.

Marcos Granados. Andrés Mérida. Lourdes Grau. Anne Ferrer
Anne Ferrer felicitando a Marcos Granados, el cocinero.

LOS POSTRES
 

5 de mar. de 2012

GALLETAS DE CHOCOLATE. Un encargo que me supo a Gloria.

El día 28 de febrero, día de Andalucía, fui a Sevilla a ver a mi hijo, aprovechando una reunión de blogueros y blogueras de cocina de toda Andalucía.
Cuando mi hijo se enteró que iba, me pidió que le llevara galletas. ..Y hasta aquí puedo contar.
Soy madre de dos hijos y una hija. Carlos fue el primero en nacer. Lo hizo cuando yo tenía 24 años recién cumplidos, y para mí era el regalo más bonito que la vida me podría hacer. Y así fue también cuando nació Laura y el pequeño, Manuel,que ya tiene 17 años.
Desde pequeña había sentido la necesidad de ser madre. Lo sentía así, y me sentía realizada.
Desde ese primer día, aquel 2 de agosto de 1986, la vida, mi vida giró alrededor de él y de sus dos hermanos.
Cualquier cosa que hacía, iba relacionado con ellos.
Las salidas, las reuniones entre amigos, las actividades, todo estaba hecho con ellos y para ellos. Entré en  el AMPA del colegio para realizar actividades que a mí me reultaran satisfactorias (como hacer teatro, preparar fiestas, la música...) para estar con ellos. Fue una bonita experiencia.
Con esto no quiero decir que no haya hecho otra cosa, o que haya estado permanentemente pendiente de ellos. Lo he estado, pero también dejándole su espacio, poco a poco, con naturalidad, conforme lo iban solicitando. Pero mientras me han necesitado, he estado cerca, todo lo cerca que he podido y que he sabido.
Pero los años pasan muy rápido, y Carlos se marcha a estudiar fuera.
Su marcha me costó una enfermedad. No podía estar tantos días sin verlo,  acostándome todas las noches, y viendo una cama vacía;  o llevando un zumo de naranja menos por las mañanas. O enterándome que había esto enfermo, y yo no había estado ahí, por si necesitaba algo.
Fue como si me arrancaran un trozo de mí. Creo que eso pasa la primera vez. Y me pasó con él.
Tanto, tanto, que Carlos me daba un toque todas las noches cuando llegaba a su piso después de la Universidad. Y una noche que no me dió el toque, fue la noche más larga de todas. Lo llamé, le mandé mensajes por internet...¡nada! Daba paseos de un lado a otro del pasillo, sin querer preocuparme, pero más nerviosa que un flan. No quería pensar que hubiera pasado algo malo, entendía que se le habría olvidado, pero el llamarlo y no cotestar, me tenía mosca.
Manolo, su padre, al verme así, quiso salir hacia SEvilla para ver qué había pasado. Pero no lo dejé, porque serían dos preocupaciones en vez de una.
Hice algo que ahora la pienso, y me tengo que reír, por no llorar. Llamé a la policía local de Sevilla a ver si había habido algún accidente. Le expliqué a la policía, una mujer por cierto, desde el principio, lo que me pasaba, que sabía que sería muy exagerada, que era mi primer hijo, que él siempre me llamaba, que sabía que no había pasado nada malo porque de las noticias malas nos enteramos pronto..., pero que estaba preocupada, y me quedaría más tranquila si todo estaba bien en Sevilla. Ella fue muy amable y entendíó mi preocupación, y me tranquilizó: No había pasado nada. A los pocos minutos, Carlos se puso en contacto conmigo, y me dijo que había estado mal y no había ido a clase, con lo cual se le había olvidado darme el toque.
Creo que esa noche lo ví todo claro, y desde entonces comprendí que eso era así, por mucho que me doliera.
Poco a poco fui acostumbrándome, y a veces, ahora, paso días sin hablar con él, y no tengo esa desazón. Sé que está bien. Como dice una amiga mía: "Los pueblos felices no tienen historia". (Si no hay noticias, es que todo va bien).
Verlo ahora con 25 años, terminando ya la carrera, y tan mayor, me enorgullece, y me preocupa, a la vez, como a todas las madres y padres con sus hijos ante una vida que no sabemos qué les ofrecerá. Pero eso es otra historia.
El caso es que, cuando Carlos me pidió dos días antes de ir a Sevilla, que le hiciera galletas -sé que es una tontería, pero fue así- me dio mucha alegría. Era la primera vez que iba a verlo en este curso, y a este piso. Le llevaba unas fiambreras con comida, un bizcocho, y naranjas de zumo del campo.
Pero cuando me pidió las galletas, me hizo mucha ilusión. No sé qué nos pasa a las madres, que cuando nuestros hijos mayores, que están fuera, nos piden algo, nos derretimos. No entiendo muy bien este sentimiento. Es contradictorio. Es más trabajo para nosotras, es otra tarea que aunque se haga con gusto, nos quita tiempo y energía. Sin embargo, yo era más feliz que una perdiz... ¡Mi hijo me había pedido que le llevara galletas! jajaj, fíjate qué tontería y qué bien me sentía.
Después de tantos años fuera, después de tan mayor, y seguía necesitando a su madre. Ufff, por momentos volví a sentir que era pequeño...
Me puse a hacer galletas como una loca, dos tardes enteras. Eso y más cosas, ¡claro!. No vayáis a pensar que llené la casa de galletas que sólo hice eso... ,que no. ¡Ah, y lo mejor de todo, es que hacía más de dos meses que mi horno no funcionaba, y Manolo me lo arregló un día antes! La pieza no había llegado, y lo hizo a tiempo.
Las primeras que hice fueron unas de chocolate de una receta que tenía  de no sé cuánto tiempo por ahí dando vueltas. Una vez apareció en un cajón, la guardé en un libro... Luego apareció en el libro, la guardé en otro cajón. Luego en una estantería, luego en un mueble... Al final volvió a aparecer en otro cajón distinto, y llegó a la cocina, donde la cogí y ni lo pensé: las hice. Pues ahora resulta que a Carlos le han gustado mucho. ¡Y es que estaban muy ricas! Aquí os dejo la receta, por si alguien quiere hacerlas. Que perdone quien se sienta identificado con ellas, porque no sé de quién es. Seguro que la apunté cuando aún pensaba que las recetas en internet las metían unos cocineros por las noches... No sé si la cogí de la radio, o de una revista... Gracias de quien sea, porque son un éxito.
GALLETAS DE CHOCOLATE
Ingredientes
  • 125 gramos de harina,
  • 50 gramos de mantequilla,
  • 100 gramos de azúcar,
  • 3 cucharadas de cacao en polvo,
  • Un huevo,
  • Media cucharadita de azúcar avainillada,
  • una pizca de sal.
Preparación:
  1. Separa la clara de la  yema del huevo, y bate la clara casi a punto de nieve. Reserva.
  2. Mientras echa la harina en un bol y mezcla con el cacao en polvo, y las dos clases de azúcar,
  3. Bate la yema con la mantequilla ablandada y lo unes con la harina, cacao y azúcar.
  4. Amasa y añade la clara batida a punto de nieve y la pizca de sal.
  5. Mezcla bien para que la masa quede lisa, sin grumos.
  6. Mete en el frigorífico, mientras preparas la bandeja del horno y recoges lo que ya no te sirva.
  7. Deja la masa una media hora, saca del frigorífico, y amasa con un rodillo hasta dejar la masa ni demasiado gruesa, ni demasiado fina.
  8. Corta con los cortadores, y coloca en una bandeja de horno.
  9. Precalienta el horno a 180º, durante diez minutos.
  10. Mete las galletas y hornea durante 15 minutos.
  11. Coloca en una rejilla hasta que se enfríen.

Hice más galletas con la otra receta: GALLETAS DE MANTEQUILLA
Y jugué con ambas masas, hice mezclas, adorné con diferentes motivos. Algunas de ellas les puse chocolate blanco por encima, que anteriormente le había puesto transfer. Estas galletas también gustaron mucho.
Dejo fotos con los moldes utilizados.


 
 Algunas masas las coloreé para que las galletas salieran de colores.

2 de mar. de 2012

"DEGUSTANDO EL ARTE". Unión artística-culinaria para un fin solidario.

Hay iniciativas que de por sí tienen algo muy especial, que enganchan, que atraen, que despiertan un interés que va más allá del fin último.
Ayer por la mañana se presentó en el Patio del Café de Bolsa, del Hotel Molina Lario en Málaga, un evento solidario en beneficio de  la Fundación Vicente Ferrer.
"Degustando el arte" supone una ocasión especial y única de "oler" un cuadro, y  "ver" un plato, de la mano de dos grandes artistas, Andrés Mérida y Marcos Granados. Creo que una oportunidad de ver unos cuadros con mucho color y fantasía. Y unos platos igual de divertidos.

En la rueda de prensa han estado presentes D. Andrés Mérida,  artista; Dña. Lourdes Grau, directora del Hotel Molina Lario, y D. Rafael Carmona, Delegado de Andalucía, Ceuta y Melilla de la Fundación Vicente Ferrer. D. Marcos Granados finalmente no ha podido estar por otros asuntos.
Andrés Mérida. Lourdes Grau. Rafael Carmona

Andrés Mérida es un pintor gaditano, nacido en Algeciras, y malagueño de adopción, ya que lleva aquí desde pequeño.
Su aficción a la pintura se inició con el dibujo, a la edad de 6 años, aunque hasta unos años más tarde no se confirmó su pasión por la misma. 
Aprendió mucho de sus primeros profesores, Dámaso Ruano y Mª Luisa Cruz. 
Su pintura está continuamente en evolución, y en ella predominan los colores fuertes, los contrastes, los azules, como el cielo del mediterráneo.  Azul, que es su color preferido, el que más emplea en sus cuadros.
Como él mismo explica, esta iniciativa es una fusión entre la cocina y la pintura, y los sentidos del gusto y la vista.
Su primera experiencia en este sentido fue en México, en 2007, donde tuvo muy buena acogida. Se trataba de reflejar el plato que se iba a degustar, de la mano de un gran chef, en una pintura.
En esta ocasión, el artista no estará solo. Con él colabora el chef del restaurante "El Café de Bolsa", Marcos Granados, quien interpretará en un plato lo que le transmiten los cuadros de Andrés Mérida. Las manchas, los colores, las formas... cualquier detalle que inspire a Granados lo plasma en un plato que se degustará durante la cena.
Marcos Granados es natural de Antequera, Málaga, y a pesar de su juventud, cuenta ya con una amplia experiencia en los fogones.
Ha sido jefe de cocina del Restaurante Montana de Málaga; propietario, director y jefe de cocina del restaurante Sarmiento, donde se puede degustar una cocina tradicional, basada en los productos de mercado y con una perfecta fusión entre gastronomía y enología.
Actualmente lidera el proyecto del restaurante "El café de Bolsa".

El acto "Degustando el Arte", que acoge el  Hotel Molina Lario, consiste en una cena benéfica el día 8 de marzo, a partir de las 21 horas, dnde se presentarán y se expondrán las obras pictóricas del artista Mérida, y donde se probarán las obras culinarias del también artista de los fogones, Granados. 
La cena contará con la colaboración desinteresada de las bodegas Málaga Virgen, que maridará con sus vinos toda la cena. 
Al finalizar la velada, se realizará una venta directa de los cuadros de Andrés Mérida.
Los beneficios recaudados de la cena, y parte de la venta de los cuadros, irán destinados a la Fundación Vicente Ferrer, concretamente a un proyecto específico como es la construcción de un centro de Gestión y Logística en una zona de actuación de la región de Madakasira, en la India, un proyecto integral que afecta a seis sectores de actuación: Educación, Sanidad, Vivienda, personas con discapacidad, Mujer y Ecología, a fin de conseguir una mejora de la calidad de vida de la población. La Fundación Vicente Ferrer está actuando en 3.000 pueblos de la India y atiende a las castas inferiores, las más desfavorecidas, que no cuentan con servicios mínimos.
Durante la cena se contará con la presencia de Anne Ferrer, la mujer del fundador de la organización, invitada de excepción.
Y hay una sorpresa en esta cena, que fue desvelada a hurtadillas, aunque creo que había muchas ganas de contarla.
En principio se trataba de 4 cuadros, y 4 platos. Al terminar la cena, habrá un POSTRE, y un cuadro representativo del postre. Porque toda buena cena debe acabar con un dulce.
El precio es de 45€, y aún se pueden adquirir entradas. Las entradas de la cena se pueden adquirir en el hotel mismo! Calle Molina Lario 22. O llamando por teléfono al 952 062 002. O enviando un mail a imunoz@galleryhoteles.com (Inmaculada Muñoz). ¡¡¡Muy fácil!!

Un poema extraído de la página web de Andrés Mérida, que me ha gustado mucho:
AZUL

Azul que tintas mis telas
Que naces de mi pincel
Refrescas las tardes de toros
Y el fuego del redondel.

Azul que envuelves mi alma
Que cantas en un vergel
Azul que regalas calma
En la lucha sin cuartel.