26 ago. 2014

TARTA MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO Y PIÑA


¡Se me acumula el trabajo!!!!

Tengo muchas recetas que compartir, sobre todo de tartas, helados, polos, semiesferas de chocolate, pastelitos de gelatina, brioches... jajajajaja.
¿y cuál pongo?
Vamos a empezar por la que más me están pidiendo, esta deliciosa tarta que parezca que está muy dulce, pero que no, que es deliciosa.... Suave y fresca al mismo tiempo.
Perdonad que las fotos no sean tan buenas como la tarta se merece, están hechas con el móvil... pero hacer la tarta, comidas, recoger la casa, la cocina, etc.. y etc.... no me deja tiempo para muchas florituras con la cámara.
La tarta se la ví a Juanan, del blog Cuuking! y me enamoré de ella nada más verla. Como sólo necesitaba dos ingredientes más, no tardé mucho en hacerla, y no me ha defraudado.
Parece muy complicada cuando estás leyendo los pasos que hay que realizar, pero os aseguro que es una de las tartas que hacen honor al nombre del blog, fácil y sencilla, sólo un poco de paciencia y unas horas para que se cuaje bien, y tendrás una tarta sorprendente.
Y sin más preámbulos:

INGREDIENTES Para un molde de 19/20 cm (8-10 personas)

Para la mousse de chocolate blanco

  • 300 gr de chocolate blanco
  • 50 ml de leche
  • 300 ml de nata para para montar (más de un 35% de MG)
  • 8 gr de gelatina (5 láminas de gelatina del Mercadona)

Para el relleno de piña

  • un bote pequeño de piña en su jugo 
  • 50 gr de azúcar
  • Media hoja de gelatina 

Para la cobertura de piña

  • Un bote pequeño de piña en su jugo 
  • 3 gr de gelatina (2 laminas de gelatina del Mercadona) ( si el bote no es muy pequeño, échale una hoja de gelatina más)

Para la base de galleta

  • 300 g de  galletas María
  • 120 gr de mantequilla

PREPARACIÓN
  1. Forra un molde desmontable con papel de horno.
  2. Machaca las galletas y amasa con la mantequilla reblandecida. Si quieres, y ves que está muy espesa, añade una cucharadita de leche.
  3. Forma una pasta y cubre la base del molde y alisa bien. 
  4. Enfría durante media hora en el frigorífico.

Prepara el relleno y la mousse:
  1. Separa un poco del jugo de la piña y reserva.
  2. Tritura la piña con la otra parte del jugo y el azúcar.en la batidora.
  3. Pon el puré en un cazo y deja reducir a fuego lento. Tiene que estar como una mermelada bien espesita. En frío tomará más cuerpo. 
  4. Añádele en este punto el otro jugo reservado, con la gelatina hidratada (después de 5 minutos en agua fría). Deja enfriar
  5. Trocea el chocolate y deshazlo al baño maría junto con la leche. Ten cuidado que no coja mucha temperatura, que si no se te quema. Debe quedar una crema homogénea. 
  6. Añade la gelatina previamente hidratada en agua fría y deja templar la crema.
  7. Monta muy bien la nata, hasta que al darle la vuelta no se caiga. Ya sabes que la nata tiene que estar bien fría.
  8. Una vez la nata montada y el chocolate templado (no frío, si no se endurece demasiado), lo mezclas. Primero añade un par de cucharadas de esta nata al chocolate, mezcla.
  9. Luego ve añadiendo poco a poco la crema de chocolate a la nata con movimientos envolventes. Esto hay que hacerlo con cuidado para que la mousse quede con buena textura.
  10. Rellena el molde reservado con la mitad de la mousse.
  11. Cubre con el relleno de piña, pero dejando unos centímetros en la parte más exterior. ( a mí me salió un poco más líquido el relleno, y llegó hasta los filos, con lo que luego, al cortarla, las dos capas estaban algo separadas y los bordes no quedaron sellados). Por eso hay que hacer bien la mermelada, y si le añadimos media hoja de gelatina, quedará mejor.
  12. Puedes poner la mermelada en una manga pastelera para repartirla mejor o usar una cuchara. 
  13. Cubre con el resto de la mousse, alisa la superficie y deja cuajar en la nevera durante unas 2 ó 3 horas.
Prepara la cobertura: 


1. Tritura la piña con su jugo y lo pones a hervir.
2. Cuando hierva aparta del fuego y añade las hojas de gelatina previamente hidratadas.
3. Deja templar hasta que esté casi fría, pero que aún esté líquida.
4. Cubre la tarta y alisa, dejando otras dos horas para que cuaje bien.
5. Desmolda y sirve decorando como más te guste.


Yo la hice en dos moldes más pequeños, y una de ellas la cubrí con la cobertura de chocolate brillante o espejo, si pinchas en el enlace viene la receta de las Semiesferas de mousse de limón, donde utilicé dicha cobertura.
La otra la puedes decorar a tu gusto.

13 comentarios:

laurilla fondant dijo...

Todas las versiones tienen una pinta estupenda, y además ideal para los calores del verano. Un beso!

Ana Melm dijo...

Tiene una pinta tremenda, parece una tarta fresquita y ligera!!!

Esther Outón dijo...

Totalmente de mi gusto esta tarta, te quedo ideal, y que sabrosa estarí,te ha quedado perfecta, jolin que corte tiene....Besss

Las Recetas de Manans dijo...

Sencillamente deliciosa, al meno para mi gusto.

Belen dijo...

Estoy segura que es dulce pero en su punto. Una tarta a la que la piña dará la frescura que necesita el chocolate.
Besinos

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Es cierto qie esta tarta va muy bien.para este.tirmpo

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Sí que lo es, Ana

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Gracias, Esther, es cierto, quedé muy.contenta.con ella

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Sí que lo es, deliciosa

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Belén, es menos dulce de lo que pareciera, y ahí está el éxito

Laurita Piñero dijo...

Mariquilla! Pienso en la combinación de sabores y se me cae la baba!
A ver si algún día me da por hacerla, pero yo creo que la capa de piña del centro no la pondría, porque si no, me va a salir un churro de tarta jejeje, le pongo más capa de piña por arriba.

Artista, que eres una artista!

el puchero de la bruja dijo...

Que ricura de tarta, se me caía la baba según la estaba lellendo, que pena que estemos tan legos.
Besos

Maria Pop dijo...

LAs tartas frías son las que más me gustan , esta tiene muy buena pinta, tomo nota. gracias.