28 feb. 2019

SOPA DE LOS SIETE RAMALES (El Burgo-Málaga)

Hoy, día 28 de febrero, se celebra, en el bonito pueblo malagueño de El Burgo, la fiesta de Singularidad turística, de  la Sopa de los 7 Ramales.
Y, ¿Por qué se llama así? Muy sencillo, porque son siete sus ingredientes: pan, cebolla, ajos,  pimiento, tomate, espárragos y huevo, a la que se le añade también hierbabuena.
Este plato servía de alimento para los campesinos, eran una de esas comidas llamadas "de pobres". Plato de la dieta mediterránea, basada en los productos que da la tierra, y que los jornaleros, con pocos recursos, preparaban tras una jornada de trabajo, y era perfecta para combatir el frio.
Y así es como la preparo:
Ingredientes:
  • 4 rebanadas grandes de pan de dos días, a ser posible pan cateto, pan de pueblo.
  • Una cebolla mediana,
  • Un manojo de espárragos trigueros,
  • Dos dientes de ajo,
  • Dos tomates maduros,
  • Un pimiento verde
  • 4 huevos, o uno por persona,
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Unas ramas de hierbabuena, 
  • Sal y agua.
  • Opcional: patatas.
Preparación:
  1. Primero pellizca el pan y lo pones en un bol grande, una fuente honda.
  2. En la sartén pon el aceite, el ajo en láminas, la cebolla y el pimiento picados, no demasiado grandes y el tomate pelado y troceado también. Sala ligeramente.
  3. Haz el sofrito y reserva.
  4. En la misma sartén con otra cucharada de aceite, frie los espárragos, hasta que veas que están tiernos. 
  5. Mientras, en una cacerola, pon algo de agua, como dos vasos, con un poco de sal. También puedes utilizar caldo de verduras.
  6. Cuando el agua hierva, riega sobre el pan y que empape. Ve echando poco a poco, para que no quede caldoso, que empape todo el agua. Puede que te sobre algo, según la cantidad de pan que hayas utilizado.
  7. Después vierte el sofrito y los espárragos. Encima puedes poner también unas patatas (dos pequeñas) troceadas como para tortilla y fritas.
  8. En el mismo aceite, fríe los huevos y coloca encima, junto con la hierbabuena.
  9. Y ahora solo tienes que mezclar y comer.
  10. La tradición dice que se sirva en dornillo (cuenco de madera) y se coma con cuchara de palo.

Y además, es una sopa que se puede comer con tenedor.
NOTA: mi amiga, Ana Abellan, y una gran conocedora de la gastronomía Malagueña, me indica que esta sopa no lleva hierbabuena. Así es que, no se la ponemos. Aunque si os gusta, sí, solo que entonces sería una sopta perota, de Álora.

22 feb. 2019

CÓMO HACER ALBÓNDIGAS DE PESCADO EN SALSA DE CEBOLLA AL CURRY

Esta manera de cocinar el pescado, resulta muy práctico a la hora de introducir el pescado entre la gente más pequeña de la casa.
Es un alimento suave y fácil de digerir, con bajo contenido en grasas y muy nutritivo por su alto contenido en vitaminas y Omega 3, que son beneficiosos para la salud, contribuyendo al desarrollo de la memoria e inteligencia de los niños y niñas.

Un plato muy popular de la cocina española, ya que se puede hacer con varios ingredientes, dependiendo de la zona y de la temporada, si se cocina con pescado fresco.
Albóndiga, cuyo nombre viene del árabe "al-bunduqa" que significa... a ver, quién lo acierta; "bola", está clarísimo, no?
Los árabes, a través de España, enseñaron a los europeos a preparar este guiso y también lo extendieron vía oriente hacia Asia, siendo uno de los alimentos más versátiles del mundo.

  Ingredientes:
  • 500 gramos de lomos de merluza limpia sin espinas ni piel
  • 200 gramos de gambas peladas
  • un huevo
  • 3 hebras de azafrán
  • un trozo de pan de dos o tres días
  • 3 dientes de ajo
  • unas ramas de perejil
  • medio vaso de leche
  • sal y pimienta (opcional)
  • Para la salsa: una cebolla mediana, dos dientes de ajo y sal
  • medio vaso de vino blanco,
  • fumet de pescado o agua
  • media cucharada de harina
  • un poco de curry (al gusto)
  • Sal
Preparación:
  1. Desmenuza la merluza y trocea, menudo, las gambas.
  2. Machaca en un mortero los ajos pelados, perejil, hebras de azafrán y un poco de sal. 
  3. Una vez  hecho, añade el pan (la miga, preferentemente) mojado en leche, y un huevo batido.
  4. Mezcla muy bien. Si lo ves muy blando, añade un poco de pan rallado.
  5. Después haces bolas más o menos del mismo tamaño y pasas por una mezcla de harina y pan rallado (más harina que pan) y fríes en abundante aceite de oliva virgen extra bien caliente, hasta que estén doradas.
  6. Saca las albóndigas y déjalas escurrir sobre papel de cocina.
  7. Mientras en una cacerola  pones dos cucharadas de aceite (el usado para freír las albóndigas), y pones la cebolla picada y dos dientes de ajo, luego echas el vino blanco y fumet de pescado o agua.
  8. Lo bates bien, y echas las albóndigas. Deja que se cuezan de 5 a diez minutos. Al final añade
    un poco de sal al gusto y curry. No demasiado.  A mí me gusta que se note un poco pero que no sea el sabor fuerte a curry. Una chispa, diría yo.
  9. Acompaña con arroz cocido, patatas a lo pobre, patatas fritas, champiñones...
En la pescadería de confianza, la de mi barrio, de Antonio Moya e hijos (C/ Santa Teresa nº 7) esta semana, José Antonio me atendió con la amabilidad que les caracteriza, desde hace muchos años. Y así, unido a la calidad de los productos, ¿quién pasa de largo?

Video para la elaboración, paso a paso, de la receta.


Entre los diferentes tipos de albóndigas que existen según cada cultura están:
  • Albóndigas españolas: introducidas por los árabes, que se hacen con carne de ternera o cerdo (o ambas)  y con ingredientes  básicos: huevo, ajo, perejil y pan rallado. Se suelen freír ligeramente, se acaban de cocer en una salsa de sofrito de cebolla, harina, vino blanco y especias. 
  • Albóndigas argentinas, la excelente carne de res argentina hace que aquí las protagonistas absolutas sean las albóndigas de carne vacuna con salsa. Es costumbre comerlas acompañadas de arroz.
  • Albóndigas chilenas. Se hacen con bolas de carne molida con una receta básica de pan rallado, huevo y perejil que hay que cocer en un caldo de carne. También se sirven acompañadas de arroz. En Chile un subsidiario de este plato es una “sopa de albóndigas” conocida también como “Cazuela de Albóndigas”.
  • Albóndigas brasileñas. Se conoce como “almôndegas” y siguen la costumbre muy americana (por ejemplo en Los Estados Unidos) de hacerlas con espagueti.
  • Albóndigas norteamericanas se comen con espaguetti tal (”spaghetti and meatballs“), y vienen a ser una fusión de la cocina italiana y la hispana (vía árabe). Se trata de una albóndigas, muy grandes, casi nuestras pelotas. 
  • Albóndigas mexicanas. En este país se utiliza indistintamente carne molida res o cerdo molida, con un relleno de huevo cocido; se preparan con caldo de jitomate y chiles. Se sirven acompañadas de frijoles y arroz).
  • Albóndigas bolivianas. Aquí la singularidad en hacerla con una salsa de aji. Los acompañantes pueden ser papas cocidas, fideos o arroz.
  • Albóndigas albanesas. Son las denominadas albóndigas fritas que se hacen con queso feta. Es también el caso de las albóndigas austriacas (Fleischlaberl).
  • Albóndigas alemanas. (Hackbällchen y Frikadelle). También son albóndigas fritas. Se hacen con carne picada de ternera o cerdo frita dándoles forma de bolas aplastadas.
  • Albóndigas finlandesas (lihapullat) se elaboran con carne picada (generalmente de carnes del cerdo) y con las migajas de pan mojadas en leche y cebollas troceadas, pimienta blanca y sal. Se sirven con salsa, patatas hervidas, mermelada de arándano rojo. Son parecidas a las Albóndigas búlgaras. Llamadas “kyufte” son una combinación de carne de vaca y de cerdo con migas de pan y cebollas rebanadas.
  • Albóndigas noruegas. Se llaman kjøttkaker (“carne apelmazada”) y forman parte del Club de las albóndigas nórdicas. Esto es, son parecidas al frikadeller danés, pero de carne picada. Se sirven con patata hervida, salsa, mermelada de arándano rojo o incluso sopa de guisantes. Se añade también una cebolla frita caramelizada de guarnición.
  • Albóndigas suecas. Denominadas köttbullar. Se hacen con carne picada o una combinación de la carne picada y migas de pan empapadas en leche y cebollas cortadas en trozos pequeños. Llevan pimienta blanca o pimienta inglesa y sal. Las albóndigas suecas es típico acompañarlas con salsa espesa de carne, patatas hervidas, dulce de arándanos rojos. Las albóndigas suecas se han hecho famosas en todo el mundo porque se han dado a conocer en los centros comerciales IKEA, como plato típico de Suecia.
  • Albóndigas griegas. Se hacen fritas y son conocidas como “keftedes” llevan un relleno a base de cebollas y de hojas de menta. También están las “yuvarlakia” que son una especie común de albóndiga guisada.
  • Albóndigas italianas. Se les llama polpette y son parecidas a las que hacen los países mediterráneos.
  • Albóndigas rumanas. Las hay de varios tipos (chiftele, pârjoale, ciorba de perisoare..) Se preparan con carne de cerdo o de aves de corral.
  • Albóndigas holandesas. Conocidas como “gehaktbal” acompañadas con patatas y otros ingredientes es uno de los platos más populares de Holanda.
  • Albóndigas inglesas. Conocidas como meatball, han recibido muchas influencias internacionales y es un plato muy popular en todo el Reino Unido.
  • Albóndigas turcas. En Turquía hay más de 80 variedades regionales diferentes (köfte).
  • Albóndigas chinas. Se preparan con carne de cerdo. Su tamaño varía entre los 5 y 10 cm de diámetro. Se cocinan al vapor (albóndigas cabeza del león), hervidas o simplemente crudas. Se suelen acompañar con salsa de soja o también se toman con sopa.
  • Albóndigas filipinas. Conocidas como mga bola-bola. En Filipinas, se hacen en una sopa con bijon, ajo tostado, calabaza y chicharrones.
(Fuente de información de las distintas clases:  ExcelenciasGourmet
Y aquí tenemos otras albóndigas de pescado de mi amiga Conchi-Mis comiditas, con una pinta que entra por los ojos.
O unas albóndigas de merluza con salsa verde, del equipo de recetas de Rechupete.


Y también las albóndigas de Bacalao y garbanzos de Ana Abellán,

Y no os perdáis, estas albóndigas, también de merluza y gambas, de mi amiga Inma, LA COCINA DE INMA

11 feb. 2019

HABICHUELAS CON SEPIA Y ALMEJAS

Suelo llegar bien temprano a la pescadería de Antonio Moya e Hijos los sábados, para ver su mesa de pescado y mariscos, y ahí es donde cojo la idea para el almuerzo. Para el almuerzo de ese día y para la semana, que trabajando no puedo tener pescado fresco como quisiera.
Dejo que mis ojos se fijen en algún producto, me dejo sorprender y emocionar, a veces, para realizar más tarde el plato.
Unas sepias que había junto a mí, me dieron la idea.
Me apetecía plato de cuchara, algo caliente que aún el día es frío, el invierno nos acompaña, y en estos días un plato de legumbres son ideales. 
Ingredientes para 4 personas:
  • 300 gramos de sepia o jibia
  • 300 gramos de habichuelas o alubias
  • 100 gramos de almejas
  • Un pimiento verde
  • Un trozo de pimiento rojo
  • Una cebolla pequeña
  • Una cucharada de tomate triturado
  • 3 dientes de ajo
  • Medio vaso de vino blanco
  • Dos hojas de laurel
  • Aceite de oliva y sal
  • Una cucharadita de cúrcuma y media de pimentón dulce
Preparación:
  1. La noche anterior echa  las habichuelas en agua, unas 12 horas.
  2. Unas dos horas antes de hacer el guiso, echa las almejas en agua con sal para que suelten la arena, y después escurre bajo un chorro de agua.
  3. Una vez remojadas las habichuelas, ponlas en una olla con abundante agua y las hojas de laurel y cuece a fuego lento.
  4. Mientras puedes ir preparando todo lo demás.
  5. Pela y pica las verduras, en trozos no demasiado grandes. TAmbién puedes hacerlo más grande y luego pasar por la batidora, para no encontrar "tropezones".
  6. En una sartén sofríe, con el aceite, las verduras. Primero el pimiento rojo y cebolla, después el pimiento verde y una cucharada de tomate triturado.
  7. Limpia y corta a dados la sepia, o que te lo hagan en la pescadería.
  8. Incorpora al sofrito y cuece unos cinco a diez minutos, a fuego medio bajo. Añade un poco de pimentón sin que llegue a quemarse, un minuto.
  9. Después riega con el vino blanco y añade las almejas hasta que se abran.
  10. Todo esto lo vuelcas sobre la olla con las habichuelas, una vez que éstas estén tiernas. Puedes hacerlo en olla tradicional (que tardarán más de una hora) o en una olla rápida, como tengas costumbre. Eso sí, una vez que empiecen a hervir, añade agua fría, hasta tres veces. Esto se le llama "asustarlas".
  11. Deja cocer unos 10 minutos añadiendo la cúrcuma y rectificando de sal, si hiciera falta, a fuego suave sin remover.






Receta de Toñi, Mi cocina
Receta de Reme, Alsurdelsur

R
Recetas con jibia o sepia y legumbres de mis amigas:
JIBIA CON GARBANZOS, de mi amiga Laurita.
POTAJE DE GARBANZOS CON SEPIA, de mi amiga Toñi.
Receta de Mari Carmen, de Naranjas y Aceitunas

POTAJE DE GARBANZOS CON SEPIA Y GAMBAS
, de mi amiga Mari Carmen
Receta de Laura, cocinax2





Las habichuelas son fuente de fibra, hierro y proteínas vegetales. Tienen poca grasa y ayudan a tener en plena forma el corazón y todo el sistema cardiovascular, pues contribuyen a controlar los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

Su alto contenido en fibra, ayuda a favorecer la digestión y el buen tránsito intestinal. Además, su fibra es muy saciante y hace que se libere la energía de los alimentos más lentamente.
También tienen mucho hierro, que ayuda a llevar el oxígeno por todo el cuerpo, aumentando así la producción de energía, estimulando el metabolismo. Un buen plato de habichuelas o alubias, te recargará las pilas al instante y te dará fuerzas para toda la jornada. 



4 feb. 2019

BROCHETAS DE RAPE CON LANGOSTINOS, aperitivo fácil

 El rape es un pescado blanco, de unos 30 centímetros, y si lo ves entero, a mí me parece muy feo y desagradable, ¡vaya, que da un poco de susto! Pero está exquisito. De él se come, principalmente, la cola, aunque su cabeza, de gran tamaño, se utiliza para hacer sopas y caldos.
Es maligno, ya os digo, porque de su cabeza sale un apéndice carnoso, con el que atrae a peces más pequeños, que después se come.
Los pescadores, antiguamente, no lo querían, y una vez capturado, lo devolvían al mar. 
Pescado blanco, con poca cantidad de grasa y de calorías, y rico en proteínas de alto valor biológico y también en vitaminas y minerales. No tiene espinas ni escamas, ¡total, una joyita!
De no ser aceptado, y rechazado, a pasar a ser uno de los pescados más apreciados por grandes de la cocina, y es muy versátil, ya que se pueden realizar bastantes preparaciones con él; a cual, me repito, más deliciosa.
Y menos mal que en mi pescadería de confianza, de Antonio Moya e hijos, cuando llegué esta semana, estaba ya la cola limpia, y no tuve que enfrentarme con esa criatura que fue objeto de mis pesadillas, hace unos cuantos años.
La mejor época, dice internet, es abril y mayo, pero podemos encontrarlo todo el año.
Cuando lo adquirí, después de haberme quedado prendada por el color y la frescura, no pensaba qué hacer con él, pero sabía que lo que hiciera, iba a estar delicioso y la mami podría comerlo bien por todas sus propiedades anteriormente mencionadas.

Como tenía plato principal (unos garbanzos con arroz) me decanté por estas brochetas, que son sencillas de hacer y tan sabrosas, que volaron en cuanto las puse en la mesa.
Un aperitivo fácil de preparar y exquisito, tanto como aperitivo, o como cena con alguna verdura o acompañamiento.
Puedes acompañar con una mahonesa con ajo (alioli) o con arroz blanco hervido, o unas judías verdes salteadas.
También con champiñones, o pimientos asados.

Ingredientes para 4-6 personas:
  • Una cola de rape
  • 12 langostinos,
  • unos tomates cherry
  • Un diente de ajo,
  • unas ramas de perejil fresco
  • un poco de sal y pimentón picante o guindilla
  • Una cucharada de Aceite de Oliva virgen extra
  • Limón (opcional)
Preparación:
  1. Quita la espina central, y trocea a tamaño regular el rape.
  2. Pela los langostinas, y lava los tomates.
  3. En un mortero echas el ajo o dos pequeños (sin el centro), el perejil y un poco de sal.
  4. Añade el aceite de oliva y unas gotas de limón más el pimentón, y mezcla todo con los trozos de rape y langostinos y los tomates.
  5. Deja en el frigorífico unos 30-45 minutos, mientras preparas una sartén o una plancha, que esté bien caliente.
  6. Ensarta en palitos de pinchitos, alternando rape, langostinos, tomates, y asa en la plancha, parrilla o sartén, bien caliente, dos minutos aproximadamente, por cada lado. Que estén las piezas doradas, pero no secas, que estén jugosas. Según el tamaño, de 2 a 3 minutos.
  7. Sirve con limón, si os gusta, y listo. Mejor comerlo casi recién hecho, estarán más jugosas.


Más recetas con rape
RAPE A LA  MARINERA CON PATATAS
CAZUELA DE PATATAS CON RAPE

Fotos del facebook de pescadería Antonio MOya e Hijos, con algunos ejemplares (precisamente, de 30 centímetros, no eran)