11 feb. 2019

HABICHUELAS CON SEPIA Y ALMEJAS

Suelo llegar bien temprano a la pescadería de Antonio Moya e Hijos los sábados, para ver su mesa de pescado y mariscos, y ahí es donde cojo la idea para el almuerzo. Para el almuerzo de ese día y para la semana, que trabajando no puedo tener pescado fresco como quisiera.
Dejo que mis ojos se fijen en algún producto, me dejo sorprender y emocionar, a veces, para realizar más tarde el plato.
Unas sepias que había junto a mí, me dieron la idea.
Me apetecía plato de cuchara, algo caliente que aún el día es frío, el invierno nos acompaña, y en estos días un plato de legumbres son ideales. 
Ingredientes para 4 personas:
  • 300 gramos de sepia o jibia
  • 300 gramos de habichuelas o alubias
  • 100 gramos de almejas
  • Un pimiento verde
  • Un trozo de pimiento rojo
  • Una cebolla pequeña
  • Una cucharada de tomate triturado
  • 3 dientes de ajo
  • Medio vaso de vino blanco
  • Dos hojas de laurel
  • Aceite de oliva y sal
  • Una cucharadita de cúrcuma y media de pimentón dulce
Preparación:
  1. La noche anterior echa  las habichuelas en agua, unas 12 horas.
  2. Unas dos horas antes de hacer el guiso, echa las almejas en agua con sal para que suelten la arena, y después escurre bajo un chorro de agua.
  3. Una vez remojadas las habichuelas, ponlas en una olla con abundante agua y las hojas de laurel y cuece a fuego lento.
  4. Mientras puedes ir preparando todo lo demás.
  5. Pela y pica las verduras, en trozos no demasiado grandes. TAmbién puedes hacerlo más grande y luego pasar por la batidora, para no encontrar "tropezones".
  6. En una sartén sofríe, con el aceite, las verduras. Primero el pimiento rojo y cebolla, después el pimiento verde y una cucharada de tomate triturado.
  7. Limpia y corta a dados la sepia, o que te lo hagan en la pescadería.
  8. Incorpora al sofrito y cuece unos cinco a diez minutos, a fuego medio bajo. Añade un poco de pimentón sin que llegue a quemarse, un minuto.
  9. Después riega con el vino blanco y añade las almejas hasta que se abran.
  10. Todo esto lo vuelcas sobre la olla con las habichuelas, una vez que éstas estén tiernas. Puedes hacerlo en olla tradicional (que tardarán más de una hora) o en una olla rápida, como tengas costumbre. Eso sí, una vez que empiecen a hervir, añade agua fría, hasta tres veces. Esto se le llama "asustarlas".
  11. Deja cocer unos 10 minutos añadiendo la cúrcuma y rectificando de sal, si hiciera falta, a fuego suave sin remover.






Receta de Toñi, Mi cocina
Receta de Reme, Alsurdelsur

R
Recetas con jibia o sepia y legumbres de mis amigas:
JIBIA CON GARBANZOS, de mi amiga Laurita.
POTAJE DE GARBANZOS CON SEPIA, de mi amiga Toñi.
Receta de Mari Carmen, de Naranjas y Aceitunas

POTAJE DE GARBANZOS CON SEPIA Y GAMBAS
, de mi amiga Mari Carmen
Receta de Laura, cocinax2





Las habichuelas son fuente de fibra, hierro y proteínas vegetales. Tienen poca grasa y ayudan a tener en plena forma el corazón y todo el sistema cardiovascular, pues contribuyen a controlar los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

Su alto contenido en fibra, ayuda a favorecer la digestión y el buen tránsito intestinal. Además, su fibra es muy saciante y hace que se libere la energía de los alimentos más lentamente.
También tienen mucho hierro, que ayuda a llevar el oxígeno por todo el cuerpo, aumentando así la producción de energía, estimulando el metabolismo. Un buen plato de habichuelas o alubias, te recargará las pilas al instante y te dará fuerzas para toda la jornada. 



4 feb. 2019

BROCHETAS DE RAPE CON LANGOSTINOS, aperitivo fácil

 El rape es un pescado blanco, de unos 30 centímetros, y si lo ves entero, a mí me parece muy feo y desagradable, ¡vaya, que da un poco de susto! Pero está exquisito. De él se come, principalmente, la cola, aunque su cabeza, de gran tamaño, se utiliza para hacer sopas y caldos.
Es maligno, ya os digo, porque de su cabeza sale un apéndice carnoso, con el que atrae a peces más pequeños, que después se come.
Los pescadores, antiguamente, no lo querían, y una vez capturado, lo devolvían al mar. 
Pescado blanco, con poca cantidad de grasa y de calorías, y rico en proteínas de alto valor biológico y también en vitaminas y minerales. No tiene espinas ni escamas, ¡total, una joyita!
De no ser aceptado, y rechazado, a pasar a ser uno de los pescados más apreciados por grandes de la cocina, y es muy versátil, ya que se pueden realizar bastantes preparaciones con él; a cual, me repito, más deliciosa.
Y menos mal que en mi pescadería de confianza, de Antonio Moya e hijos, cuando llegué esta semana, estaba ya la cola limpia, y no tuve que enfrentarme con esa criatura que fue objeto de mis pesadillas, hace unos cuantos años.
La mejor época, dice internet, es abril y mayo, pero podemos encontrarlo todo el año.
Cuando lo adquirí, después de haberme quedado prendada por el color y la frescura, no pensaba qué hacer con él, pero sabía que lo que hiciera, iba a estar delicioso y la mami podría comerlo bien por todas sus propiedades anteriormente mencionadas.

Como tenía plato principal (unos garbanzos con arroz) me decanté por estas brochetas, que son sencillas de hacer y tan sabrosas, que volaron en cuanto las puse en la mesa.
Un aperitivo fácil de preparar y exquisito, tanto como aperitivo, o como cena con alguna verdura o acompañamiento.
Puedes acompañar con una mahonesa con ajo (alioli) o con arroz blanco hervido, o unas judías verdes salteadas.
También con champiñones, o pimientos asados.

Ingredientes para 4-6 personas:
  • Una cola de rape
  • 12 langostinos,
  • unos tomates cherry
  • Un diente de ajo,
  • unas ramas de perejil fresco
  • un poco de sal y pimentón picante o guindilla
  • Una cucharada de Aceite de Oliva virgen extra
  • Limón (opcional)
Preparación:
  1. Quita la espina central, y trocea a tamaño regular el rape.
  2. Pela los langostinas, y lava los tomates.
  3. En un mortero echas el ajo o dos pequeños (sin el centro), el perejil y un poco de sal.
  4. Añade el aceite de oliva y unas gotas de limón más el pimentón, y mezcla todo con los trozos de rape y langostinos y los tomates.
  5. Deja en el frigorífico unos 30-45 minutos, mientras preparas una sartén o una plancha, que esté bien caliente.
  6. Ensarta en palitos de pinchitos, alternando rape, langostinos, tomates, y asa en la plancha, parrilla o sartén, bien caliente, dos minutos aproximadamente, por cada lado. Que estén las piezas doradas, pero no secas, que estén jugosas. Según el tamaño, de 2 a 3 minutos.
  7. Sirve con limón, si os gusta, y listo. Mejor comerlo casi recién hecho, estarán más jugosas.


Más recetas con rape
RAPE A LA  MARINERA CON PATATAS
CAZUELA DE PATATAS CON RAPE

Fotos del facebook de pescadería Antonio MOya e Hijos, con algunos ejemplares (precisamente, de 30 centímetros, no eran)