23 ene. 2020

SOPAS PEROTAS, plato tradicional de Álora

Este plato era elaborado por los trabajadores del campo cuando descansaban de sus tareas, y lo solían hacer, como en tantos otros lugares de Andalucía, con lo que tenían a mano: pan, tomate, pimientos, espárragos...
En la receta que figura en el libro "Comer y callar" de María Pepa Estrada, se recomienda que el pan se "pique" a cuadraditos, aunque en el pueblo de Álora se suelen comer con el pan cortado en rebanadas.
Consultando la hemeroteca, leo que hace más de 20 años, en el Diario Sur, se preguntaban que qué eran las sopas perotas. Y la respuesta era esa, un plato típico de Álora, de los hombres del campo, y cuyos ingredientes se dicen poco a poco, para "quien quiera y desee, aprender a realizar tan condumio".
También he leido que los perotes las comían con un pepino pelado o con uvas, y con aceitunas aliñadas, o según la temporada, con naranjas o higos frescos.
En Álora le dedican un día a este plato, que suele ser el primer sábado del mes de octubre, el "Día de las Sopas Perotas", habiendo sido declarado como Fiesta de Singularidad Turística Provincial.
En definitiva, un plato lleno de sabor y de vitaminas, muy saludable y recomendable para personas vegetarianas y veganas.
Ingredientes:
  • Un buen trozo de pan de dos o tres días. La cantidad dependerá de las raciones que vayas a preparar, pero como medio pan.
  • Dos o tres tomates bien maduros, según el tamaño.
  • Una cebolla
  • Un pimiento verde
  • Un diente de ajo
  • Tres cucharadas de AOVE (Aceite de oliva virgen extra)
  • Media cucharadita de pimentón dulce
  • Un puñado de espárragos trigueros
  • Una o dos patatas, depende el tamaño
  • Sal, agua y para acompañar, lo que gustes: naranjas (en este caso del Guadalhorce), pepino, higos, aceitunas aloreñas....
  • Opcional, unas ramas de hierbabuena.
Preparación:
  1. Corta las patatas en rodajas y las rehogas con el aceite, saca y deja escurrir sobre papel absorbente.
  2. Trocea los espárragos y saltea en la misma sartén o cacerola. Aparta también y reserva.
  3. En el aceite sobrante, sofríe la cebolla picada, luego el pimiento verde y el ajo, y finalmente el tomate pelado y picado, y cuando la verdura esté tierna, añade los espárragos (reserva algunos para decorar) que habías salteado anteriormente, y el agua (como dos o tres vasos grandes de agua).
  4. Prueba de sal y deja cocer unos minutos para que coja el caldo el sabor de las verduras.
  5. En un lebrillo o cuenco  de barro si es porciones, pon el pan duro troceado con la mano.
  6. Ahora las rodajas de patata por encima (reserva algunas para emplatar).
  7. Añade la sopa y mueve un poco con el tenedor, con cuidado, para repartir bien el caldo y que empapen los trozos de pan, pero sin remover y mezclar.
  8. Decora con las patatas y los espárragos reservados y añade las ramitas de hierbabuena y lista para comer después de unos cinco minutos.
Sopas perotas en el restaurante, en Álora



20 ene. 2020

SOPA DE AJO CON POLLO Y JAMÓN

Ingredientes: (para dos personas)
  • 100 g de pechuga de pollo o de muslos.
  • Dos rebanadas de pan duro y otras cuatro o seis rebanadas más finas para echar en el plato, por persona. 
  • 4 dientes de ajo
  • Una cucharada colmada de taquitos de jamón
  • Una hojita de laurel
  • Huevos (uno por persona)
  • Pimentón dulce
  • Una cucharada de almendras
  • Sal
  • Dos cucharadas de Aceite de oliva virgen extra
  • Un litro de caldo o agua. 
Preparación:
  1. En una cacerola echa el aceite y dora los trozos de pollo (en tiras finas), de pechuga o de muslo.
  2. Mientras machaca los ajos que anteriormente habremos dorado un poco, con el pan frito,  con sal y unas almendras.
  3. Echa los taquitos de jamón sobre el pollo ya dorado, y añades lo que has machacado.
  4. Incorpora una cucharadita de pimentón, pero con cuidado que no se queme.
  5. Echa el agua o caldo que cubra, y cuando esté hirviendo, casca los huevos y deja 5 minutos, al gusto, según quieras cómo queden los huevos.
  6. Rectifica de sal y listo para comer un plato caliente.
Beneficios del ajo:
  • Tiene un alto valor nutritivo, rico en minerales, vitaminas de varios complejos como el B y el C, y bajo aporte calórico, por lo que siempre, junto con la cebolla, estará presente en dietas moderadas y estrictas.
  • El ajo  funciona con gran éxito para prevenir problemas relacionados con la pérdida de memoria a pequeña escala y a grande con la demencia y algunos casos de Alzheimer.
  • Al mejorar los niveles de colesterol (malo) y reducir los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares, como infartos, trombosis o coágulos.
  • Tanto la cebolla como el ajo, son ingredientes indispensables de toda receta medicinal gracias a sus múltiples propiedades nutricionales. Por ejemplo, el ajo, también funciona muy bien para curar resfriados, expectorar rápido y reducir la presión sanguínea. Esto se debe a que son alimentos con importantes propiedades antibióticas, antiinflamatorias y antibacterianas, gracias a las cuales permiten reducir los síntomas, las molestias y los dolores más típicos de la gripe, al mismo tiempo que ayuda a aumentar las defensas y fortalecer el sistema inmunológico.
  • Se le suma a todo esto,  que es uno de los alimentos con propiedades expectorantes, que ayuda a combatir enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio como la bronquitis,  ya que participa muy activamente en el alivio de la tos y la expulsión de la mucosidad.