31/8/2012

BOMBONES DE UVAS AL CAVA O CHAMPÁN (Bombones de Nochevieja) y mi recuerdo a las personas afectadas de los incendios de Málaga

He preparado en dos ocasiones estos bombones. La primera vez con un chocolate de cobertura que no era el apropiado. Al sacarlos del molde el bombón se partía y sólo quedaron enteros la mitad. Era un chocolate de marca extranjera, y parece ser que es idóneo para la cobertura de las magdalenas, no para rellenar bombones. ¡Y claro, pasa lo que pasa!
En la segunda ocasión el chocolate dio mejores resultados. Esta vez he utilizado de la marca Valor, 
y aquí la receta, por si os apetece:


Ingredientes: (para unos 18 bombones aproximadamente).
  • Una tableta de chocolate  Valor,
  • 200 gramos de uvas ya peladas y sin huesos,
  • 100 gramos de azúcar,
  • Dos hojas de gelatina,
  • la cuarta parte de un limón,
  • Una cucharadita de cava Freixenet  y una copa más para la gelatina,
 Preparación:
  1. Con las uvas peladas, el azúcar y el limón, prepara una mermelada de uvas, una media hora a fuego medio removiendo sin cesar. Bate un poco para que no tenga tantos grumos.
  2. Echa la cucharadita de cava  y remueve de nuevo.
  3. En la copa echa el cava restante y la gelatina para que hidrate, y cuando esté blanda lo echas en la mermelada. 
  4. Remueve bien y deja enfriar un poco.
  5. Derrite el chocolate (2/3 partes) al baño maría y añade la tercera parte para que baje la temperatura. Remueve bien.
  6. vuelve a calentar unos minutos al baño maría y remueve.
  7. Echa en los moldes y cubre. Quita el chocolate sobrante y deja en el frigorífico.
  8. Cuando esté frío, rellena sin llegar hasta arriba los moldes con la mermelada, y vuelve a meter en el frigorífico.
  9. Deja unas dos horas y cubre con el chocolate restante.
  10. Mete de nuevo en el frigorífico, y cuando ya estén fríos completamente, unas 4 horas, desmolda con cuidado y sirve.
Bombones que preparé con el otro chocolate, donde se ve bien el relleno.

Esta receta quiero dedicarla hoy a  la tierra que me acogió finalmente cuando decidí unirme en matrimonio a la persona de la que me enamoré. A la tierra que vio nacer a mis tres hijos. A la tierra que también se llevó a dos personas muy, muy cercanas a mí, a la tierra donde encontré trabajo y dedico mis horas de ocio y toda mi vida.
A la tierra que está sufriendo actualmente unos incendios devastadores. Una tierra que ya no volverá a ser la misma, porque muchos de sus árboles han desaparecido, muchas zonas destruiídas, muchas de las especies animales se extingurián por no tener su hábitat natural. Mucha gente está sufriendo por la pérdida de sus casas, de sus negocios, incluso de sus vidas.
Hoy  pongo corazones y dulce en mi recuerdo para todas estas personas que están sufriendo, por una u otra causa, para las personas que están trabajando sofocando los incendios y ayudando como bomberos, taxistas, autoridades, voluntarios.... También a todas aquellas personas que envían sus mensajes de apoyo y de ánimo. Málaga está muy triste. ESto es muy triste. 
Coín, Marbella, Alhaurín el Grande, Ojén (que ha sufrido el desalojo de todos sus vecinos y vecinas), Monda, Calahonda.... Espero que se solucione pronto y entonces nos tomemos estos bombones y una copa de cava o de champán para celebrarlo, aunque nunca vuelva a ser igual....
¡Por Málaga y por sus habitantes!

25/8/2012

FALSA LASAÑA DE VERDURAS CON PAPATAS (Verduras de temporada)

El otro día me trajeron una cesta de verduras frescas del campo, ecológicas.
En la misma venían dos berenjenas, dos calabacines, unos pimientos verdes que olían a pimientos, pimientos rojos, y unos tomates que se comen solos, rojos y con el olor a tomates de verdad.
Se me apeteció hacer algo con todas las verduras, y pensé que una lasaña de verduras estaría bien, pero cambiando la pasta por patatas. Tendría que ponerle otro nombre, pero cómo le llamo. jajaj.
Me quedo con la riquísima lasaña que hice. Es como el pisto, pero sin cebolla, y las verduras en capas.
Ingredientes:
  • Dos patatas,
  • Cuatro tomates maduros,
  • Una berenjena,
  • Un calabacín,
  • Un pimiento verde y uno rojo,
  • Dos dientes de ajo,
  • Una hoja de laurel,
  • Aceite de oliva virgen extra de la variedad picual, en este caso de OleoBetica, que está bien rico para acompañar a estas verduras.
  • Sal y un poco de azúcar.
Preparación:
  1. Primero lava todas las verduras. Las berenejenas las cortas en rodajas finas, le echas sal por encima y las dejas media hora para que reposen y suelten el amargor. Después las lavas y las secas.
  2. En una sartén echas cuatro cucharadas de un buen aceite de oliva virgen extra, como el que hoy estoy utilizando, de OleoBetica, y echas los ajos picados, y luego los tomates pelados y muy picados (mete el tomate en agua caliente unos segundos, quita la piel y las semillas). Ponle un poco de azúcar, sal y la hoja de laurel. Deja que se rehoguen unos 20 minutos.
  3. Pela las patatas y corta en rodajas finas, y los calabacines también.  Y los pimientos también a rodajas finas.
  4. En una sartén ve friendo la verdura. Primero las patatas y luego los calabacines y berenjenas. Finalmente los pimientos. Deja toda la verdura sobre papel absorbente mientras preparas para emplatar.
  5. En un plato coloca la verdura por capas. Primero patatas, luego verdura, un poco de salsa de tomate, otra verdura, otro poco de salsa. Termina con las rodajas de patatas, y la salsa de tomate que te sobre.

Y ¡listo para comer! qué rico está, madre mía.
En agosto hay muy buena verdura y fruta. Aunque los pepinos ya están terminando, tenemos los tomates, berenjenas, calabacines y patatatas  en su mejor momento. Con muchas propiedades y beneficios para la salud, hay que aprovechar estas verduras y comerlas siempre que se pueda.


3/8/2012

CÓMO CONSEGUIR EL TÍTULO DE PASTELERA en dos días y el taller infantil de galletas en Torredelcampo (Jaén)

Ando ahora inmersa en fondant, galletas, magdalenas y otras exquisiteces. Siempre aprendiendo, siempre renovando, siempre liada, ¡vamos, que no paro!.
Mi primo David y Loli su mujer, que viven en Torredelcampo, Jaén, vieron lo que hacía con el fondant, y les llamó mucho la atención. Tanto que comentaron que les gustaría que les enseñara lo que sabía. Aproveché entonces unas minivacaciones y viajé hasta Jaén. Un viaje que me vino de maravilla, porque así conocería en persona a Lola Romero, de la Cadena Ser de Jaén, a quien prometí que visitaría en cuanto pudiera, y también vería a mi familia, que me apetecía mucho.
Y regresar de nuevo a Jaén, andar por sus calles, respirar el aire, recordar los lugares donde me crié, los olores y sabores, era algo que me rondaba hacía tiempo; creo que lo necesitaba.
Cargada con un equipo "casi profesional" de todos los artilugios necesarios para trabajar con el fondant, en un bolso que preparé sólo para eso, me dispuse a viajar. Y como me ilusiono con cualquier cosita, iba yo más contenta con mi maleta (necesaria cuando se viaja), mi cámara de fotos (compañera inseparable) y mi "maletín de aficionada". Nuevecito, lo miraba, lo cambiaba de sitio, lo volvía a mirar...jajajaj. Hasta la etiqueta con el precio la tenía aún puesta.
Mi idea era hacer galletas, cupcakes y una tarta.
Y el día 26 mis tíos me llevaron donde estaban mis primos. Un lugar tranquilo, en mitad del campo rodeado de árboles, muchos pájaros, y dos niños pequeños, David y Daniel. Hacía fresquito y no teníamos ni internet, ni cobertura en el móvil. Un plan perfecto para dejar volar la creatividad en un ambiente calmado.
Abrí mi maletín y comenzaron a salir estecas, texturizadores, moldes de galletas, fondant, colorantes, rodillos... La mesa se llenó de cachivaches, jejeje.
Y entonces, llegó una familia que eran amigos de mis primos, con dos niños, Manuel y Álvaro.
¡Bien, vale -me dije- no pasa nada!
Al rato llegó otra familia con otra chiquilla, Maribel.
¡Bien, no pasa nada, seguimos con la idea de hacer galletas!
Y un poco más tarde, un familiar de mis primos, con otra adorable chiquilla, Alejandra.
¡Vale, bien, seis  niños, diez adultos! jajaja. Al principio mi cara era de "chiste". Algo así como:
- ¿qué pasa aquí? ¡cuánta gente! ¡madre mía! ¿ahora qué hago? ¿cómo enseño yo algo que no domino muy bien, pero que parece que sí? jajajja.
Pero Mª Ángeles es muy valiente, y ya no puede echarse atrás.Hay que tirar hacia delante, sea como sea.
Mi chip cambia rápidamente, y me imaginé que era una profesora experimentada en estas lides, que tenía ante mí un taller infantil de galletas, y que mis alumnos y alumnas esperaban impacientes a que les hiciera las galletas de Bob Esponja y unos lindos vestidos, jajajja. Aquí me acordé inmediatamente de mis amigos, Mariló Flores, y de Jose y Pili... y les pedía ¡AUXILIO, mentalmente!. Ahí estaba yo, sola ante el peligro.
Pero lo mejor de todo: las caras. Sorpresa, ya que no esperaban encontrarse con esto. Admiración, porque me veían como alguien que iba a hacer dulces, y  creo que también como un ídolo o algo así!
De hecho hubo varios detalles que se me grabaron y me gustaron mucho.
Los niños de mis primos, son pequeños, pero tienen unas conversaciones muy inteligentes y son muy graciosos.
David de cinco años, rubio, ojos azules, y una cara de pillo que no puede con ella, recibió a sus amigos Manuel y Álvaro, contándoles que yo iba a hacer galletas, magdalenas.... Estaban los cuatro juntos, y los escuchaba hablar sobre mí. Ojos grandes bien abiertos, sonrisas. En un momento que salí al porche, pillé a David que le dijo a Manuel:
- ¡es que Mª Ángeles es pastelera! jajaj.
¡qué bonito! Pastelera, aún lo recuerdo y sonrío.
Y durante la mañana, en una de mis salidas al porche, me encontré con Manuel, un niño moreno, con unos ojos redondos bien grandes y muy negros también, simpaticote, que me dijo: ¡Mª Ángeles, ¿tú puedes hacerme un pastel de chocolate?". jajajaj, es que me parto. ¡claro, si soy pastelera, pues puedo hacerle un pastel de chocolate! jajaj, le dije que hoy no, que haríamos otros dulces con los cuales se divertiría más.
Después de haber elegido las galletas que querían hacer, horneamos, y tras el enfriado correpondiente, a trabajar con el fondant. Os podéis imaginar la tarea. Nadie de la reunión sabía qué era aquello, a qué sabía, cómo se utilizaba, con qué. ¿se comían los rotuladores? y¿el pegamento? ¡qué raro es todo esto, pero qué bonito y divertido!
A la hora de decorar, y tras varias explicaciones, preguntas y respuestas, animé a las madres y padres a que salieran al porche a tomar el sol, y a refrescarse con un tinto de verano,o una cervecita. Llamé al personal de menos edad, y cada uno de ellos decoró su galleta. ¡Cuánto entusiasmo!
En fila, tras las galletas, esperando su turno para recogerla. Por estatura, Maribel, Manuel, Alejandra, David, Álvaro y Daniel.
 Al finalizar, teníamos una bandeja llena de coloridos vestidos, sonrisas y BoB Esponja. No me pude traer más moldes, que si no vendría más cargada. ¡ah, había una Dora Exploradora, que el chiquitín de mi primo es fan incondicional y yo no tenía ni idea! Mi primo se encargó de caracterizarla, y lo hizo muy bien.
Al día siguiente decoramos la tarta (el bizcocho fue lo primero que hicimos) y las minimagdalenas.
Cada cual con su galleta.
La misma noche del jueves, tras la cena, estuvimos en el porche charlando y tomando el fresquito. Me senté en el escalón y Alejandra, Manuel, Álvaro y David me hicieron compañía. Me contaban chistes que ellos mismos inventaban, historias, y hasta recetas. Fue muy, muy divertido.
Alejandra me estuvo dando la receta de la granizada de sandía y de la pizza de Hello Kity. Con ocho años, al igual que Manuel, Alejandra es una encantadora niña rubia, que me contaba muchas cosas, con un acento muy dulce. Me encanta tratar con gente así, que a pesar de su corta edad, te pueden enseñar tanto, y que al mismo tiempo, se emocionan con las pequeñas cosas y le dan valor a lo que realmente importa. Yo creo que me llevo tan bien con los niños y niñas, porque también me emociono con las cosas pequeñas, también disfruto con los detalles más insignificantes, pero los que llegan al corazón, con un chiste que no tiene gracia, pero que cuando ves sus caritas te tienes que reír a la fuerza, porque ponen todo su empeño; con una receta de granizada que se mete al horno (mezcló dos recetas, aunque finalmente rectificó, mientras esbozaba una sonrisa inocente, sanota, sin mayor problema); con el simple hecho de prestarles atención, de mantener una conversación, de escucharles.... Pasé un rato muy, muy agradable con su compañía. Los más pequeños, como Álvaro y David, correteaban a mi alrededor y de vez en cuando, se empujaban, a ver quién me contaba el mejor chiste, o quién lo hacía antes.

Minimagdalenas decoradas
Tarta, bizcocho de vainilla
y relleno de mermelada
de mango


David también me preguntó, muy, muy interesado, si yo era "profesionista de pasteles". Después me dijo Loli que en clase están dando las distintas profesiones. Entonces entendí la pregunta, que tambén me resultó muy simpática.

El viaje a Jaén se completó con una visita a Jabalcuz, a mis tíos Angelita y Paco, Manolo y Ana, y mi tío Miguel. Allí vi a mi prima Africa, otra bloguera cocinera con un excelente blog que comparte con su amiga Loli, MI ALACENA; mi prima Celia, que también es un encanto, y muchos primos pequeños que correteaban por el campo jugando..
Estas galletas las hicimos entre mi tía Angelita y yo. Trabajando en cadena, y con todo medio organizado, se hacen unas galletas en poco tiempo.
Y como colofón de oro, mientras paraba en casa de mi tía Angelita, la hermana de mi madre, he disfrutado de las mejores vistas que puedo tener mientras estoy en Jaén, las de la catedral.
 Frente a su casa hay unos preciosos jardines que dejan ver ese majestuoso edificio. Por las noches antes de irme a dormir, iluminada, frente a mí. No podía dejar de mirar. Me atrae. Y por las mañanas, antes de desayunar, me asomaba de nuevo, con el frescor de la mañana, a contemplarla, más iluminada y con más detalles, entre las ramas de los árboles. ¡Impresionante! Y alguna que otra ardilla que correteaba de un árbol a otro.
Andar por Jaén es lo que más me gusta. Ver las tiendas que aún existen después de tantos años, como donde me compré mi vestido de novia. Que tiene su historia, no creáis. O ver a mi amiga Carmen Rueda, a quien conocí a través del facebook, y a quien ya conozco en persona. Otra encantadora razón para visitar Jaén más a menudo. Nos tomamos un batido helado que me supo a gloria.
Y aquí testimonio gráfico de mis "talleres de galletas y fondant", y de mi visita a Jaén, de donde mievine con mi título de "PASTELERA" osea "PROFESIONISTA DE PASTELES". Todo un honor.

A la Dcha: Pájaros que cría mi primo. Uno de ellos fue campeón del mundo. ¡Me parece que me dijo eso, es que tengo muy mala memoria!


A la izq.: Mis tíos Pepe y Prudencio, jugando al 4 en línea.Yo jugué con mi tía y gané, jajaj, fue divertido también.


Pipirrana al estilo de Jaén que hicieron mis tíos Pepe y Ángelita. ¡qué rica!
Pozo en la casa.
El campo, donde fui a pasear muy temprano buscando ardillas y jabalíes. Se ve que  aún dormían, porque no vi a nadie. Sólo escuchaba  pájaros, de muchas especies.




La noche del jueves terminó contándome mi primo una preciosa y enternecedora historia de una persona que vivió en casa de los abuelos de Loli, en Torredelcampo, durante la guerra, y que murió allí. Nadie supo de su familia, ni su familia qué fue de él. Al cabo de muchos años, dieron con los familiares y hubo un encuentro entre familias muy emotivo. Mientras atendía emocionada yo también, me bebí un "mojito", creo que el segundo en toda mi vida.
La tienda donde compré mi vestido de novia, hace casi 28 años. ¡Sigue igual!
Una tienda en la que nunca hubiera pensado que entraría, y en la que creo que no entraría nunca más. Pero de donde me traje mi vestido de novia. ¡Lo que son las cosas!.
 
  ANÉCDOTA: Además de las anécdotas de lo que viví con los niños y las niñas, ocurrió algo en el viaje.
Cuando llegué a Jaén hacía muchísima calor, aunque ya atardecía. Desde la estación de autobuses hasta la casa de mi tía hay un camino de cuestas, y calles empedradas, y yo iba cargada y cansada. Cogí un taxi, y llevaba una cajita con ocho o diez minimagdalenas decoradas para mi tía. Al salir del taxi, la cajita se quedó dentro. Me dio mucha pena, porque tenía ilusión de que mi tía los probara. Aunque deseé que se hombre hiciera buen uso de los dulces.
Aquí hay parte del motín entregado al taxista.


 RESUMEN DEL VIAJE: 
Unos días intensos y muy bien aprovechados. Una vuelta al pasado, pero en el presente. REencuentro con amistades. Presentaciones. ¡ah, también conocí a una amiga de mi amiga que ha puesto una tienda de repostería en la Pza.de San Idelfonso. Muy bonita. He visto a mi tío Manolo, el hermano de mi madre, que lo han operado hace pocos días, y se alegró mucho de verme. Fui una sorpresa para él. A mi tía Mercedes, Manuel Carlos y Ana. También apareció mi prima Ana Maria. 
Después a mis tios, de la familia de mi padre, que también se alegraron de verme y yo de verlos a ellos y estar con parte de mis primos. Una mención especial a Laura, la hija de mi primo Juan Francisco, que está muy grande, y es una niña encantadora. Me invitó a un crepe con nocilla que había hecho esa misma tarde. Tengo una carta de ella guardada muy bonita. Cuando la conocí, supe que le gustaba mucho leer, y la poesía, y que también escribía. ¡Eso me encantó!
Y los días que pasé en el campo han sido muy especiales, y simpáticos. He disfrutado del fresquito de Jaén, del cielo estrellado por las noches, de la familia, historias interesantes, he aprendido a preparar el jabón de una forma mucho más fácil (de eso se encargó mi tío Prudencio de 87 años), y el contacto con el mundo infantil ha sido genial.
 ¡Y eso es todo por hoy!´

Sed felices, aunque sea con las cosas pequeñas. Eso nos hará grandes.