10 mar. 2010

CREMA DE ESPÁRRAGOS VERDES

Cuando estoy cocinando en mi casa -sobre todo por la noche-, cuando Laura o Manuel llegan de sus clases, y comienzan a sospechar que "algo se está cociendo"; se acercan, muy sigilosamente, a ver qué estoy haciendo. Si es algo conocido, pueden ponerse muy contentos, si les gusta, o pueden protestar, si no es de su agrado. Pero cuando me ven que estoy haciendo algo nuevo, o que no recuerdan que lo hayan comido antes, sus caras son para verlas, para hacerles una foto. ¡vamos! ¡Que parece que una está haciendo algún mejunje, o poción extraña...
- ¿eso qué es? ¿qué estás haciendo?
- Pues yo no quiero eso. ¡ay mamá!

Y la mayor parte de las veces, terminan comiéndoselo, incluso admiten que les gusta.

Eso es lo que pasó anoche cuando estaba haciendo esta crema de espárragos verdes: Laura puso mala cara, que eso no le gustaba, que ella no tenía ganas de cenar, que "patatín, que patatán...". Yo la escucho y no le hago ni caso, porque siempre es igual, y ya estoy acostumbrada.
Puse en la mesa los platos, y le puse a ella también, y la animé (aunque me costó trabajo) a que lo probara.
¡Pues nada, una vez más PRUEBA SUPERADA! Se lo comió todo.
Y a Manuel le pasó exactamente igual.
A Manolo, no le pasa eso. Él no me dice nada, sólo observa, y cuando prueba la primera cucharada, se le ilumina la cara: -¡Mariquilla, qué bueno está esto! ¡Está exquisito! ¡Qué lujazo!... y muchos más halagos.

 Ingredientes:
  • Trescientos cincuenta (350) gramos de espárragos verdes,
  • Dos puerros,
  • Una cebolla pequeña, o media si es más grande,
  • Una cucharada de mantequilla,
  • Un litro de agua (si tienes caldo de ave, puedes utilizar medio litro),
  • Una patata,
  • una cucharadita de perejil,
  • sal y pimienta blanca,
  • Dos quesitos cremosos (opcional).
Preparación:
  • Pica la cebolla y los puerros,
  • Limpia los espárragos y corta las puntas, cuece en un vaso de agua hiviendo con sal. Reserva,
  • En una cacerola aparte, echa la mantequilla y rehoga la cebolla, los puerros y los tallos de los espárragos, a fuego suave, hasta que estén blandos,
  • Añade el líquido de haber cocido las puntas de los espárragos, y dos vasos más de agua,
  • Incorpora la patata troceada, y cuando esté todo cocido, pasa por el pasapurés o bate con la batidora. Aquí puedes echarle los dos quesitos. La hará más suave. Salpimenta.
  • Sirve con las puntas de los espárragos, el perejil picado, y acompaña con cuscurrones de pan frito.

El espárrago es originario del Mediterráneo, de las cuencas de los ríos Tigris y Eufrates e en España por los Romanos, durante el periodo de ocupación.
Es una hortaliza muy antigua, casi tanto como las primitivas civilizaciones, porque según parece los primeros documentos que se conservan y hablan de esta verdura, datan del año 3.000 a.C. Existen representaciones en forma de pinturas en varios monumentos egipcios, dado que, en este país, era considerado como una ofrenda para los dioses, y se cultivó durante mucho tiempo, con propósitos medicinales.
También tuvo su época oscura, ya que durante el Renacimiento, el espárrago fue promocionado como un afrodisíaco y prohibido en las mesas de la mayoría de conventos
Es el único vegetal común que crece en las orillas de carreteras y orillas de las vías (rieles) de trenes en muchos lugares del país.
Aunque ha disminuido mucho, aún se buscan estos espárragos para hacer unas extraordinarias tortillas y revueltos. El espárrago pertenece a la familia de las Liliáceas y crece de un arbusto llamado esparraguera.

El espárrago está recomendado en dietas de adelgazamiento, por su bajo aporte calórico, y además es depurativo y diurético. Además de todo esto, contiene un extracto que sirve como sedante para el corazón.
Aporta muchas proteínas y mucha fibra. Es bueno para el sistema nervioso y para fortalecer la mente.
El espárrago verde es más rico en minerales y vitaminas que el espárrago blanco.

Truco: El agua con que se han cocido los espárragos toma un sabor delicioso y es excelente por los nutrientes que contiene, por lo cual se puede usar para sopa o para cocer verduras. Se puede congelar.

2 comentarios:

Laurita dijo...

Me he empezado a dar cuenta, que cualquier cremita de verduras con caldito del pollo, cebollita y patata sale exquisita...Esta la tengo que probar como no, la de espárragos todavía no la he hecho :-)

Mª Ángeles dijo...

Pues tienes razón. Es la base para cualquier crema. De zanahorias, de calabacín, de calabaza, de alcachofas... exquisitas.
Pruébala. Te sorprenderá.