5 sept. 2010

¡SORPRESA, Y DE LAS GRANDES!
Sorpresa la que tuve ayer, cuando vine de la playa.
Mi blog, por fin, arreglado. Ya se actualiza la foto de la última entrada, en aquellos blogs que me tengan como favorita, o como blogs que siguen, o como blogs amigos....
Durante un año han estado los calamares, que sí, que muy ricos, pero un poco empachada estaba ya.
Pues una encantadora persona, Ummy Aisha, que desde Marruecos  nos da la Bienvenida a su  cocina, BIENVENIDA A MI COCINA, (con recetas marroquíes y árabes) se puso en contacto conmigo, y me comentó que podía saber cómo arreglarlo.
Yo me sorprendí, después de tanto tiempo, creí que nadie me iba a hacer caso.
Y me mandó la fórmula. La hice pero no salió bien. Algo hice mal. Y volvió a  hacer algo, ella misma, y me mandó el enlace, para que lo copiara. Lo hice, y como era muy tarde, y no había visto resultado, me acosté pensando en decirle al día siguiente que no había salido bien.
Pero al día siguiente, mi amiga Laurita, de COCINAX2, que ya la conocéis, me dió la noticia antes de verla.
¡Me llevé una gran sorpresa! ¡No me lo podía creer!
Así es que como está un poco lejos, y no puedo invitarla a un refresco, le he hecho esta tarta. Me encantaría que se pudiera comer un trocito. Es muy sencilla. No tengo mucho tiempo para otras maravillas. pero está muy rica, y hecha con todo mi cariño para ella.
Gracias Ummu Aisha. Muchas gracias. Había perdido toda la esperanza.
Ingredientes:

Para las natillas:
  • Medio litro de leche,
  • Cuatro yemas de huevo,
  • Media cucharadita de Pâte de vainille, o crema de vainilla, o unas gotas de esencia, o un trocito de una vaina de vainilla (lo que tengas),
  • 60 gramos de azúcar (unas 6 cucharadas),
  • 8 hojas de gelatina,
  • Un paquete de galletas hojaldrada. Si lo haces rectangular, mejor que uses galletas cuadradas o rectangulares.
Para adornar:
  • caramelo líquido (casero o de bote),
  • fresas, kiwi, unos frutos rojos, barquillos de chocolate..., cualquier cosa que se te ocurra.
  • una ramita de hierbabuena o de menta.
Preparación:
  • Echa las hojas de gelatina en agua durante 10 minutos,
  • En un cazo pon la leche, las yemas de huevo batidas y el azúcar, junto con la vainilla. Ponlo a fuego lento,
  • Remueve continuamente con cuidado hasta que espese un poco, sin que se pegue
  • Si has echado vaina de vainilla, sácala.
  • Cuando estén un poco espesas las natillas, echa la gelatina y disuelve bien,
  • Deja un rato en el frigorífico a que se enfríen.
  • Mientras prepara el molde que vayas a utilizar. Yo cogí uno de los que se abren por los lados, es mucho más fácil para desmoldar y que salga así de bien.
  • Pon las galletas en el fondo, echa una capa de natillas y espera un poco a que se solidifique.
  • Pon otra capa de galletas, y otra de natillas.
  • Así hasta la altura que desees.
  • Deja en el frigorífico hasta que cuaje del todo. Unas dos o tres horas.
  • Abre el molde y sirve en un plato o fuente con caramelo por encima y el adorno que te guste más, o que tengas más a mano. Las fresas le aporta ese saborcito fresquito, pero ya se han acabado.
Puedes encontrar mis natillas caseras, como las hacía mi madre, y como las hago también, de otra forma, en este mismo blog. Te pongo el enlace directo. Pincha aquí. NATILLAS DE SIEMPRE