28/2/2010

BIZCOCHO DE FRESAS

Además de esta última receta, tengo otras donde la fresa tiene un papel muy destacado:
Una rica CREMA INGLESA CON FRESAS, o este facilísimo HOJALDRE CON FRESAS, además de servir como acompañante de otros platos.
¡¡¡¡ya tenemos fresas!!!
Ya llevamos varios días viendo buenas fresas en el mercado, aunque no sea todavía su época.
Pero yo no puedo esperar, porque es una de las frutas que más me gusta.
Y hasta ahora, esta temporada, sólo las había comido con mi yogur griego, por las noches antes de ir a dormir. ¡qué rico que está!.
Pues hoy ya no he podido aguantar más, y he hecho algo distinto.
Venía mi hermana Alicia, con los niños, para ver a Carlos y Luisa, que desde Navidad no habían venido de Sevilla, y Andrea, sobre todo, quería ver a su primo.
Así es que, una vez más, poniendo como excusa que "viene alguien a merendar", pues he hecho un rico bizcocho. Esta vez, con las fresas.
He mirado por blogs y he visto algo por ahí, adaptado a mis gustos. Que perdone a quien le haya copiado la idea.
Esponjoso y buenísimo. ¡Qué pena que no quedó nada! Casi que ni tengo tiempo de hacer la foto.


Ingredientes:
  • Cuatro huevos,
  • Un vaso y medio de azúcar, unos doscientos gramos aproximadamente,
  • Doscientos cincuenta gramos de harina,
  • Un sobre de levadura,
  • Un poco menos de medio vasito de aceite de girasol,
  • Una taza de leche,
  • Diez fresas, aproximadamente.
Preparación:
  • Bate los huevos y el azúcar, hasta que esté espumoso,
  • Echa el aceite, la leche y las fresas batidas, con un chorreoncito de limón y bate,
  • Termina añadiendo la harina y la levadura,
  • Bate hasta no tener grumos,
  • Unta un molde con mantequilla, y espolvorea con harina (yo lo hago con un colador),
  • Precalienta el horno a 200º durante diez minutos,
  • Echa la masa en el molde, pon unas cuantas fresas troceadas,
  • Mete en el horno, cuando hayan pasado los diez minutos, y deja que se haga unos 35 minutos,
  • A mitad de cocción, baja el horno a 180º.
  • Y listo para comer.
  • Mientras se cocina, no te puedes separar de la cocina por el agradable olorcito de bizcocho y fresas.


Las fresas así como los denominados “frutos del bosque” (moras, arándanos, frambuesas etc.) son un tipo de fruta con alto contenido en polifenoles y antocianinas, antioxidantes naturales a los que se les atribuye múltiples propiedades saludables, incluyendo la prevención de enfermedades crónicas, como las cardiovasculares, el cáncer o el Alzheimer.
Las fresas tienen poquísimas calorías, mucha agua, hidratos de carbono, fibra y vitamina C.

15/2/2010

MI COMPAÑERO

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:

delantal: m. Prenda de diversas formas, atada a la cintura, que cubre la parte delantera del cuerpo.
sinónimo: O sea, también llamado o conocido como: mandil, faldar.

El delantal es una parte del uniforme que se utiliza en algunos tipos de trabajo.
Además de tela, los delantales se pueden fabricar de una gran variedad de materiales (de goma, de plomo, delantales con muchos bolsillos, hechos con PVC, etc.).
El delantal fue visto tradicionalmente como ropa esencial para cualquier persona que hiciera las labores domésticas, pero las ropas y lavadoras más baratas provocaron que esta prenda comenzara a decaer a principios de los años 60, en Estados Unidos.
Últimamente está gozando de un pequeño renacimiento como accesorio retro-chic en los Estados Unidos, considerado hoy en día apropiado tanto para mujeres como para hombres.
 
Y después de esta introducción, vamos a lo importante de esta entrada.
Hace más de un año, mi amiga  Laurita, de Cocinax2, me hizo un gran regalo, y además fue una gran SORPRESA, no me lo esperaba en absoluto: un delantal con el nombre de mi blog y mi nombre bordados. No lo había presentado en sociedad aún, porque me resistía a hacerme una foto con él. No me gusta mucho que me  hagan fotos, y ahí estaba el pobre, sin ser conocido, con lo bonito que es.

Hace unos meses, Luisa también me hizo otro gran regalo, y fueron los dibujos de "La cocinerita" para mi blog. Le encargué que me hiciera un logotipo  para mis fotos, y me sorprendió con estos dibujos, que tanto me gustaron. Superó con creces todo lo que yo me esperaba. Cada vez que los miro, me gustan más.

Y por último, mi hermana Alicia, que tiene una gran sensibilidad para plasmar lo que siente en sus cuadros (Alicia y su pintura), se encontró con el delantal y con La Cocinerita, y ella, con sus pinceles y su arte, hizo el resto. Y me ofreció otro gran regalo, que tampoco me esperaba, por lo bonito que ha quedado. ¡Me encantó!
Y aquí está el resultado.  Espero que os guste.
  












Muchas gracias a las tres: A Laura, a Luisa y a mi hermana Alicia que puso el broche de oro al regalo.
las fotos están hechas por mi hijo Manuel.

13/2/2010

MAGDALENAS DE NARANJA AL AROMA DE AZAHAR

Me quedaba agua de azahar, de cuando la compré para los roscos de Reyes (que algún día pondré la receta). No me gusta dejarlo hasta el año que viene, así es que como he visto recetas de magdalenas donde se utiliza el agua de azahar, la he incorporado a mi receta.
La receta de estas magdalenas me la dió Luisa, la novia de mi hijo Carlos, de las magdalenas que hacen en la Panadería de su familia, en Lahiguera, Jaén, pero adaptada un poco, ya que las cantidades que me dio eran para hacer magdalenas para todo el bloque. Lo normal, tratándose de un comercio de venta al público.
Yo he hecho hoy sólo 12 magdalenas, porque no tenía mucha harina, y tampoco tenía limones, así es que utilicé la ralladura de naranja, y le agregué el azahar, que se obtiene de la flor del naranjo.
Ingredientes:
  • Tres huevos,
  • Doscientos gramos de azúcar,
  • ralladura de una naranja,
  • Cincuenta ml. de leche,
  • Cien mililitros de aceite de girasol,
  • Treinta ml. de zumo de naranja,
  • Un poquito menos de un sobre de levadura,
  • Doscientos gramos de harina,
  • Una cucharadita de agua de azahar.
Preparación:
  • En un bol bate los huevos con el azúcar, hasta que esté espumoso,
  • Añade la ralladura de la naranja, el zumo y el agua de azahar y bate,
  • Echa el aceite con la leche y bate de nuevo,
  • Tamiza la harina junto con la levadura y bate hasta conseguir una masa homogénea,
  • Echa en los moldes, hasta rellenar un poco más de la mitad,
  • Decora con azúcar por encima,
  • Mientras reposa la masa, precalienta el horno a 200º,
  • Mete en el horno y deja de 15 a 20 minutos, según el horno.

9/2/2010

POLLO CON ROMERO Y TOMILLO (Sencillo)

Tengo muchas cosas que hacer por las tardes: actualizar mis blogs, el de cocina y el de la caracola dulzona; actualizar el blog que le he creado a mi madre, de sus poesías y sus Palabras del corazón, las tareas de la casa, mi curso de escritura, etc., etc.
Pero como hay que comer todos los días, y estoy muy cansada, hago comidas que no me supongan estar mucho rato en la cocina, o utilizar muchos cacharros, o partir muchos ingredientes, etc..
Y aquí dejo la receta de pollo más sencilla que hago, y una de las que más me gustan.
Ingredientes:
  • Cuatro muslos y sobremuslos de pollo,
  • cuatro cucharadas de mantequilla con sal,
  • Una cucharadita de romero,
  • una cucharadita de orégano,
  • sal
Preparación:
  • En una cacerola grande y ancha, se ponen las piezas del pollo untadas con mantequilla y un poco de sal por ambos lados,
  • Se le echa las especias, y se deja cocinar, lentamente, volteando cada cierto tiempo, unos 45 minutos, aproximadamente.
  • Tened cuidado con que no se tueste mucho. Lo suyo es ponerlo a fuego bajo, e ir mirando continuamente, hasta que esté hecho por dentro,
  • Acompañar con lo que se quiera.

7/2/2010

GULAS Y GAMBAS AL AJILLO

Yo  no sé a qué saben las ANGULAS, pero sí sé que valen muy caras, y que por las pescaderías de Andalucía no se ven, a no ser que se encarguen o se vayan a sitios muy selectos.
Tengo entendido que el precio, actualmente, ronda unos 800 € por kilo. ¡Perdone, pero es que yo ahora no llevo suelto!.
¡Demasiado caro, me parece a mí, por muy buenas que estén! - Que sí, que seguro que son una exquisitez, pero yo me quedo con las gulas, que es un producto español, que lleva por aquí unos 15 años, más o menos. Sustituye a la angula, porque no hay bolsillo que pueda pagarlo, y menos ahora.
Aparecieron en España, en anuncios en TV y Radio, en las Navidades de 1991. Y siempre se comían por Navidad. Karlos Arguiñano las hizo muy populares, preparando muchas recetas con este producto.
Es un alimento poco graso, muy digestivo y con muchas proteínas.
La gula se fabrica a partir del surimi (producto que se hace en Japón, que es un picado de músculo de carne de pescado blanco -Abadejo de Alaska-, con otros ingredientes, como clara de huevo, harina, etc...).
Las gulas tienen una textura muy agradable, y por supuesto, no son tan caras como las angulas, ni mucho menos. Las puedes comprar congeladas y sin congelar, en paquetes, en supermercados. ¡te encantarán!
Como no he probado las angulas (tampoco es que sueñe con ellas), no puedo comparar. Os dejo la receta que más me gusta y que es muy fácil de hacer.
Ingredientes:
  • Un paquete de gulas de 150 gramos,
  • Cien gramos de gambas,
  • Tres dientes de ajo,
  • Seis cucharadas de aceite de oliva,
  • una guindilla o dos (yo le pongo una),
  • media cucharadita de pimentón rojo dulce,
  • una pizca de sal y una ramita de perejil,
Preparación:
  • En una cazuela de barro (a ser posible) o sartencita, o cazuela de otro material, echa el aceite y los ajos en láminas,
  • Deja que se doren un poco, y echa las gambas junto con la guindilla,
  • Cuando las gambas hayan cambiado de color, y se hayan puesto rositas, echa las gulas,
  • Remueve y salpica con el pimentón rojo y mueve de nuevo, para  que el aceite coja el colorcito rojo,
  • Termina con un poco de sal y pica el perejil. Echa por encima,
  • Toma calentitas con un poco de pan, para mojar el caldito que sobre. ¡Que está buenísimo!

1/2/2010

CURSO DE COCINA TRADICIONAL MALAGUEÑA, POR PEPEKITCHEN

Hola. ¡qué abandonados os tengo! Es que con tantos blogs, el trabajo, la casa, y otros quehaceres que me busco, pues no me da tiempo a más.
Y uno de estos quehaceres, ha sido este sábado pasado, 30 de enero.
Mi amiga Laurita, que ya os he hablado de ella, me animó a participar en un curso de cocina tradicional malagueña, que impartía Pepekitchen, José Maldonado, que es un malagueño, que además es cocinero, y profesor de cocina, y que tiene un blog muy instructivo, donde encontraréis recetas, menús completos, artículos, concursos, cocina griega, turca, china, mexicana, cocina con thermomix, con MyCook... y por supuesto, cocina mediterránea, malagueña. Entra aquí y verás como no miento: http://www.pepekitchen.com/

Pues aquí estuvimos, en su cocina, seis aspirantes a buenos y buenas cocineras, compartiendo después mesa y mantel, y charlas, y trucos, y recetas, y experiencias.

Fue un día precioso. Cocina malagueña. Un potaje de berzas o coles, que tantas veces he comido en casa de mi suegra, y que nunca había hecho yo. Los olores que salían de la gran olla, me recordaban las reuniones en su casa, todos juntos, y la abuela de mi marido, Encarnación, con ese moño tan característico, y sus jazmines, dando vueltas a ver cuánto le quedaba al potaje, mientras iba desespumando para que soltara toda la grasa. ¡Si me viera ahora!

Mientras se iban cociendo los garbanzos, con las coles, la calabaza, el tocino, la morcilla, y los huesos... preparábamos la masa del relleno de los borrachuelos. Batatas cocidas, color anaranjado, olor a tiempos de mi niñez, cuando mi tía y mi madre hacían las bolitas de batata, para la noche de todos los santos.¡Qué recuerdos! ¡Qué entrañable! Y yo, ahora, preparando borrachuelos. ¿quién me lo iba a decir? Porque, ¡claro!, si es que a mi no me gustan. O eso creía yo. Porque cuando los hicimos, ummmm, ¡qué ricos!
Una masa finita con aceite de oliva, vino blanco, anís, zumo de naranja, ajonjolí, canela y harina. ¡Imaginaros qué mezcla de olores y de sabores! Y todo esto, en perfecta sintonía con el olorcito del potaje... Los jugos gástricos se estaban preparando. Y que no falte la miel, ese fluido dulce producido por las abejas a partir del néctar de las flores, que rebajado en agua, era el baño perfecto de los borrachuelos, antes de pasarlos por el azúcar.

Y mientras todo esto se iba cocinando, Pepe dándonos instrucciones, consejos, y conversación. Muy buena conversación.

Para hacer boca, unas gambitas al pil-pil, que ya mi amiga Laurita, ha contado la anécdota de las "gambitas choriceras", jajajaja.. ¡Inventamos una nueva receta, bautizada así por Carlos, -otro de nuestros compañeros- con gracia y salero.! Pincha aquí, y conocerás la anécdota, y las fotos de las recetas: http://cocinax2.blogspot.com/2010/02/curso-de-cocina-tradicional-malaguena.html

Los cinco sentidos puestos a nuestra disposición: tacto (todo se hizo con nuestras manos, pelamos, partimos y amasamos); olor (a canela, a miel, a morcilla, a pollo, a verduras, a pimientón, a anís...); oído (cuando hervía el caldo de las berzas, el chisporroteo del aceite al echar los borrachuelos); vista (emplatados ya los alimentos, disfrutamos de nuestro trabajo), y por último el gusto (el final perfecto para esta jornada gastronómica).

Toda una sinfonía de olores y sabores.
La casa se llenó de olor, el perfume a canela, naranja y miel invadió las estancias, y vibró en el aire, y voló, hacia otras historias de antaño.

Tertulia, al final, alrededor de una taza humeante de café, malagueño, y un té con hierbabuena. ¡Más olores mediterráneos, más sabores!  y ¡buena compañía!
No nos conocíamos de nada, y más que un curso de cocina, era una reunión de amigos y amigas, invitados por el magnífico anfitrión, Pepe.

GRACIAS A María, Carlos, Laura,  Tomás, José Carlos y a Pepe. ¿nos vemos otra vez más?