3 ene. 2009

TARTA TRES CHOCOLATES


De boca en boca, y de blog en blog. Una receta que se transmite como la espuma, por lo buena que está. Me la recomendó Mariví, compañera de trabajo y amiga. La hizo un día, pero yo no pude ir y no la probé, ni siquiera pude verla. Yo me atreví a hacerla para Nochebuena, y realmente era verdad todo lo que me dijo de ella: exquisita, fácil de hacer, buen resultado estéticamente (la diferencia de color de los tres chocolates), y gusta muchísimo (suave al paladar, y delicioso sabor). Tanto, tanto, que en Nochevieja la volví a hacer, más grande (puse los mismos ingredientes y la mitad más para cada uno de los chocolates), y también gustó mucho. Mis hijos ya no me dejan tranquila, porque quieren que la haga a menudo.

Ingredientes:
  • 150 gramos de chocolate negro,
  • 150 gramos de chocolate con leche,
  • 150 gramos de chocolate blanco,
  • 750 ml. de leche,
  • 750 ml. de nata,
  • 120 gramos de azúcar,
  • Tres sobres de cuajada,
  • un chorreoncito de coñac o brandy,
  • adornos al gusto
  • Un paquete de galletas maría,
  • 90 gramos de mantequilla ablandada,
  • un chorreoncito de leche.

Preparación:
  • Tritura las galletas con la mantequilla ablandada y un chorreón de leche,
  • Reparte la masa bien sobre un molde desmontable apretando para que se quede dura.
  • Mételo un poco en el frigorífico, mientras preparas los chocolates.

  • En un cazo pon 250 ml. de nata, y 150 ml. de leche, junto con 60 gramos de azúcar.
  • Pon a fuego lento y remueve bien.
  • Trocea el chocolate negro y échaselo a lo anterior, removiendo hasta que se deshaga,
  • En un vaso, con los otros 100 ml. de leche, disuelve la cuajada y añádelo al cazo. Remueve, a fuego lento, durante unos 7 minutos aproximadamente.
  • Vuelca sobre la mezcla de galletas y mantequilla.
  • Haz la misma operación con el chocolate con leche, y ahora le echas sólo 40 gramos de azúcar.
  • Antes de volcar el chocolate, como la primera capa estará casi cuajada, con un tenedor pincha toda la superficie, para hacer unos pequeñísimos huequecitos, para que el siguiente chocolate entre y se ligue bien, si no, se despegaría.
  • Vuelca sobre el chocolate negro, pero hazlo con cuidado, que caiga por una cuchara, para que no se haga un agujero en el chocolate negro, que ya casi está cuajado.
  • Una vez finalizado esto, haz lo mismo con el chocolate blanco, esta vez con 20 gramos de azúcar, porque el chocolate blanco lleva más azúcar de por sí. Y lo mismo, vuelca con una cuchara, y haz unas rallas sobre el chocolate con leche o pincha con el tenedor.
  • Mete en el frigorífico, unas 6 u 8 horas. O incluso, hazlo el día anterior.
  • Después adornas como quieras. Por unanimidad, en mi casa, no la adornamos mucho, cada uno, después, en su plato, le puso lo que quiso (nata, fideitos de colores, conguitos, etc...).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buena, la he hecho para probar, aunque no tenía ninguna ocasión especial... ya sabes para que no me ocurriera como con el pudding de turrón, y qué maravilla. En casa gustó mucho, pero también llevé un poco a una comida informal en un taller de reiki, y estabamos alucinando las cuatro mientras nos la comíamos. Además es muy fácil de preparar, creo que sería muy difícil que esta receta saliera mal. Chapó!

Anónimo dijo...

Es una receta excelente!!!

Una tarta de lujo.

Felicidades y gracias a la autora del blog

Anónimo dijo...

¡Enhorabuena por tu blog Mª Angeles! Soy ("el suizo")compañero de trabajo de tu marido. Haciendo la tarta me di cuenta que mi molde era demasiado pequeño, así que tuve que improvisar: acabé la tarta con chocolate blanco rallado...buenísima,a Marco (3 años) le encanto. Repetiremos.
Un saludo.