10 oct. 2008

POLLO AL AJO PASTOR (4 personas)

Este pollo sólo lo he conocido en Jaén, receta de mi familia materna, de mi abuelos. Originalmente se hacía con el choto -cría de la cabra mientras mama-. También se hace allí con la carne de conejo. Se le echa un pimiento rojo seco, pero yo no suelo tenerlo. Es muy fácil de preparar, y de verdad os recomiendo que lo probéis.

Ingredientes:
  • 1 pollo[1] troceado
  • 3 rebanadas de pan de dos días
  • 3 dientes de ajos
  • 2 cucharaditas de orégano y una de tomillo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce (o un pimiento rojo seco)
  • ½ vaso de vino blanco, y 1 vaso de agua
  • sal y aceite de oliva virgen extra.
Preparación:
  1. Limpia el pollo y quítale la piel
  2. En una cacerola echa dos cucharadas de aceite, y dora el pollo con un poco de sal.
  3. Aparte, en una sartén, echa los ajos pelados y las rebanadas de pan.
  4. Fríe y aparta en el vaso de batidora.
  5. Echa el vino y el agua, y las cucharaditas de orégano junto con el tomillo.
  6. Antes de echar esto en la cacerola, añade un poco de pimentón al pollo.
  7. Añade lo batido y deja hacer unos 20 minutos, hasta que veas que el pollo está hecho, y la salsa está cuajada.
  8. Prueba de sal.
  9. Puedes acompañar con patatas fritas, arroz cocido, unas zanahorias y champiñones al vapor, un puré de patatas…

[1] La carne de pollo es un alimento de enorme importancia en la dieta de todos los pueblos del mundo, rico en propiedades nutritivas y económico en su precio con resultados muy satisfactorios dentro de la cocina. La carne tiene poca grasa que es fácilmente removible, y presenta variaciones de color, según sea muslo o la pechuga, debido a la cantidad de pigmento mioglobina. Nutritivamente la carne del pollo puede compararse al de la carne de reses (vacunos, porcinos, bovinos), pero con la condición de ser más fácilmente digerible que éstas.

2 comentarios:

Juan Carlos Camargo dijo...

En efecto, esta forma de prepararlo sólo la he conocido en Jaén. Bien pollo, o bien conejo, el resultado final es un guiso bastante contundente. Y como te pille un buen pan cerca ya no te digo "ná" :)

Juan Carlos Camargo dijo...

En efecto, esta preparación sólo la he oído (y catado jeje) en Jaén. Sea pollo o conejo, el resultado final es un guiso muy contundente. Y como tengas a mano una buena hogaza de pan entonces te pierdes :) Altamente recomendable!